Ripoll deja en la Diputación de Alicante una deuda de 97 millones

La institución debe devolver además 59 millones por los anticipos de impuestos

ALICANTE Actualizado:

El presidente del PP de Alicante, Joaquín Ripoll, ha dejado una deuda de 97 millones de euros en la Diputación provincial, antes de hacerse cargo de la Autoridad Portuaria de Alicante. El Pleno de la Corporación aprobó ayer la liquidación del presupuesto del año pasado, que se cerró con un remanente de 44 millones de euros. No obstante, la deuda bancaria del órgano provincial asciende a 97 millones de euros en estos momentos, una vez cerrada la etapa de Ripoll, a los que hay que sumar los 59,5 millones de euros que tendrá que devolver al Estado por el anticipo del tramo cedido de tributos como el IRPF y el IVA.

Esta situación ha obligado al nuevo equipo de la presidenta Luisa Pastor ha poner en marcha drásticos recortes. A instancias del diputado de Hacienda, César Asencio, ya ha aprobado una reducción del 25% en el número de asesores contratados —que superaban los 60—, para ahorrar medio millón de euros anuales.

Menos dietas y asesores

Del mismo modo, la Diputación ha decidido reducir de 1.200 a 300 euros las dietas que que perciben los consejeros de la empresa pública SUMA por acudir a las reuniones mensuales del consejo. Los recortes también se han hecho extensivos a otros organismos autónomos, como el Patronato de Turismo de la Costa Blanca: se ha reducido de 300 a 200 euros la dieta que cobran sus altos cargos en los desplazamientos al extranjero.

En este sentido, El Pleno de la Corporación aprobó ayer varias modificaciones de crédito por un importe total de 402.078 euros para atender distintos pagos. Una pequeña parte, por importe de 8.800 euros, se destinará al Instituto de Familia Doctor Pedro herrero, que adeuda la factura del agua desde 2008.