LIGA DE CAMPEONES — Vuelta de los octavos de final

Raúl no quiere dejarlo

Optimismo del Valencia ante el que podría ser el último partido de Raúl en su torneo favorito

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En el Valencia se busca un halo de gloria europea. El objetivo se lograría si los «che» inscriben su nombre entre los ocho mejores equipos del continente. Existe el convencimiento de que el equipo está preparado para salvar hoy el partido de vuelta de octavos de la «Champions» ante el Schalke, pese a Raúl y el balance histórico de los valencianistas en sus partidos en tierras alemanas, con un resultado que le dé el pase a los cuartos de la gran competición. El velo de optimismo que cubre la expedición valenciana se sustenta en la magnífica racha que ha cosechado en el campeonato nacional con nueve victorias, tres empates y una derrota —por 0-1, pero plantando cara al todopoderoso Barcelona—; en la mejora sustancial en el juego en las últimas jornadas y en la capacidad que les ha destacado para remontar y ganar partidos a domicilio, independientemente del grado de dificultad del rival. El hecho de notar vientos favorables para el duelo en Gelsenkirchen no ha llevado a Unai Emery y sus futbolistas —el técnico se ha llevado a toda la plantilla a Alemania, a excepción de Miguel y «Chori» Domínguez, que no quieren subirse al tren «che»— a dejar de tener los pies en el suelo.

El optimismo se entremezcla con el conocimiento de la dificultad que entraña el encuentro ante el Schalke. El equipo de Félix Magath tiene dos caras esta temporada. La irregular, incluso paupérrima, de la Bundesliga. Y la firme y sólida en la Liga de Campeones. Fueron líderes del grupo que les encuadraba con Lyon, Benfica y Hapoel Tel-Aviv. En su estadio, el Veltins Arena, lo ganaron todo. A domicilio lograron una victoria, un empate y una derrota. Y en la ida de octavos apareció Raúl para poner la eliminatoria complicada al Valencia (1-1).

El delantero madrileño tiene una relación especial con la «Champions». Ha ganado tres Copas de Europa con el Real Madrid (1998, 2000 y 2002). Además, es el máximo goleador histórico de la competición con 69 goles —suma 71 en competiciones oficiales europeas—. En la presente edición ha disputado siete partidos con el Schalke y ha marcado tres goles y dado una asistencia. Su último tanto, en Mestalla, sirvió para que su equipo saliese con claras opciones de continuar si gana o empata a cero hoy ante el Valencia. «Por supuesto que espero poder marcar más goles, o incluso sólo uno en el partido contra el Valencia para ayudar al equipo a tener éxito. Podría ser que este fuese mi último partido en la Champions», explicaba en unas declaraciones ofrecidas en la web de la UEFA.