El PPCV valida los 67 avales de la lista a la Diputación que deja fuera a Ripoll

Si no hay acuerdo previo, los concejales de l'Alacantí votarán esta tarde a las 18 horas. El presidente provincial no logra que Génova tome partido por su continuidad

ALICANTE/VALENCIA Actualizado:

Se acerca el momento de la verdad. Los concejales del PP electos por la comarca de l'Alacantí están convocados esta tarde a las 18 horas en la Junta Electoral de zona, en los juzgados de la capital alicantina, para elegir a los cinco diputados que los representarán en la Diputación.

En las últimas horas, la candidatura alternativa impulsada por la alcaldesa de San Vicente, Luisa Pastor, y de la que no forma parte el actual presidente, Joaquín Ripoll, ha cobrado impulso. No solo ha sumado un aval más a los 66 con los que ya contaba, sino que dichos avales han sido validados por la dirección regional del PPCV, antes de ser depositados en la Junta Electoral.

Ripoll, que ha propuesto su propia lista —liderada por él mismo—, insinuó el lunes que la que promueve la alcaldesa de San Vicente no contaba con el respaldo de ningún órgano del partido, a pesar de que éste no es necesario para registrar la candidatura. No obstante, la dirección del PPCV ha tenido acceso a las 67 firmas que avalan la lista alternativa a la dirección provincial, y les ha dado su visto bueno.

Duplicidades

La lista que lidera Pastor, integrada también por el alcalde de San Juan, Manuel Aracil, el edil de El Campello Juan Ramón Varó, el alcalde de Busot, Alejandro Morant, y la edil alicantina Mari Carmen de España —hija del ex presidente de la institución Julio de España— tiene así el visto bueno de la dirección regional del PPCV a sus 67 avales, que suponen el 75,3% del total de la circunscripción.

Según fuentes del partido, al cotejar los avales de que dispone cada una de las candidaturas se han detectado cinco duplicidades. Es decir, cinco ediles de la comarca han avalado a los dos candidatos. Según lo que decida la Junta Electoral, los avales duplicados pueden anularse, en algunos casos, o resolverse a favor de una de las listas en función de lo que indique el avalista ante la Junta antes de proceder a la votación.

La aritmética, en cualquier caso, sigue dejando a Ripoll sin plaza de diputado. Aún cuando los cinco concejales apoyasen su candidatura (algo poco probable), no sobrepasaría los 27 avales. En cambio, Ripoll necesita un mínimo de 29 (o 30, si la Junta aplica estrictamente el porcentaje) para que su lista supere el corte y pueda procederse a votar entre las dos opciones.

Sin acuerdo previo (que no parece que vaya a llegar), y si la lista aprobada el lunes por la dirección provincial no supera el corte, los cinco integrantes de la candidatura que lidera Pastor se convertirían automáticamente en diputados provinciales, y dejarían a Ripoll sin escaño —y, por tanto, sin posibilidad de optar a la presidencia de la institución—.

Sin interlocución

Mientras, aunque la dirección nacional del PP sigue de cerca los movimientos en la provincia, está prácticamente descartado que Génova realice un pronunciamiento público a favor de la continuidad de Ripoll. El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, conocedor de la situación interna en Alicante, ya ha tomado la decisión de no intervenir. El dirigente provincial tenía previsto visitar ayer la sede de los populares para tratar de lograr un apoyo explícito —aprovechando su agenda institucional en Madrid—, pero finalmente anuló el viaje.

Anoche, Ripoll se desplazó a Valencia para reunirse en un hotel con dos representantes de la dirección regional del PPCV, Antonio Clemente y José Císcar (secretario y vicesecretario general de la formación). Su objetivo era forzar su inclusión en una lista pactada bajo la amenaza de romper el partido en la provincia. De hecho, Ripoll llegó a insinuar que, si se queda fuera del pleno, sus afines (al menos cinco diputados, por las comarcas de Villena, Alcoy y la Vega Baja) estarían dispuestos a dar la presidencia de la institución al PSPV. El encuentro, en cualquier caso, terminó sin acuerdo.

Ripoll, de hecho, ha perdido buena parte de su capacidad de interlocución con la dirección nacional, tal como publicó ayer ABC. Una pérdida de influencia más relacionada con su gestión orgánica reciente que con su detención el pasado julio en el marco del «caso Brugal» —aunque su contexto procesal también ha influido—. Según fuentes populares, en Génova cayó especialmente mal la ruptura del PP de Benidorm por parte de Gema Amor, después de la defensa cerrada que de la ex popular realizó Ripoll.