Patrimonio autoriza las primeras subfases de la rehabilitación del San Pío V

El Ministerio asegura que «estos 4,5 millones no se los quita nadie al museo»

MARTA MOREIRA
VALENCIA Actualizado:

La Generalitat Valenciana recibió ayer con un sabor agridulce la presentación por parte del Ministerio de Cultura del proyecto definitivo de las primeras dos zonas de actuación, de las cuatro en que se ha dividido la V fase de rehabilitación del Museo San Pío V de Valencia. La directora general de Patrimonio y actual responsable de la pinacoteca, Paz Olmos, asistió a la explicación de esta intervención por parte de su autor, el arquitecto Álvaro Gómez, y de la secretaria técnica del Ministerio María Dolores Izquierdo.

Tras la rueda de prensa, Olmos confesó sentirse «muy ilusionada» por las soluciones arquitectónicas que se han dado a las necesidades de almacenamiento, accesibilidad y consolidación estructural del edificio claustral, pero calificó de «decepcionante» que el Gobierno central se haya limitado a garantizar con 4,5 millones de euros la ejecución parcial de la V fase, pero no haya «blindado» las dos subfases siguientes, algo que, a su juicio, le crea «inquietud» respecto a la ejecución completa del proyecto, demorado una y otra vez desde 1987. La V fase completa está presupuestada en 18,5 millones.

Con todo, Olmos desveló que Patrimonio autorizó el pasado 21 de marzo el proyecto de ejecución de estas dos primeras zonas, con lo que ya solo queda pendiente la concesión de la licencia de obras por parte del Ayuntamiento, extremo que el teniente de alcalde del Consistorio, Alfonso Grau, interpreta como una mera maniobra de dilación y una «tomadura de pelo». Acogiéndose a la Ley de Contratos del Estado, «el Ministerio no tiene por qué esperar a que le concedamos la licencia, pueden licitar las obras igualmente. Además, no le vamos a poner ninguna pega».

Ejes principales

La principal característica de la propuesta de Álvaro Gómez es el soterramiento de la zona de acogida del museo, que permitirá trasladar el acceso principal a Viveros, desde donde se accederá a través de una amplia escalera, mientras que en la zona noreste, junto al aparcamiento con espacio para autobuses, se ubicará una rampa de acceso para grupos. Asimismo, los visitantes provenientes de los jardines de la pinacoteca y de la cafetería podrán acceder mediante un núcleo de ascensores situado en el vestíbulo del Pabellón Benlliure.

La zona de acogida, coronada con el rosetón de la Catedral de Valencia que permitirá la entrada de luz natural, dará acceso a su vez al área de didáctica, la tienda del museo y la sala de arqueología, mientras que la salida del espacio museístico se realizará por la planta baja. El almacén de obras, de 800 metros cuadrados, se ubicará en la zona norte del sótano y estará conectado con el edificio a través de un cuerpo dotado con elevadores. Otras de las actuaciones que se prevén en este primer periodo de ejecución son la reordenación de espacios y la dotación de continuidad a la fachada del edificio a través de una vidriera, que conectará el edificio antiguo con la ampliación de la pinacoteca y la restauración del edificio claustral.