«El Parque Central no tiene por qué ser caro de construir ni mantener»

Kathryn Gustafson asegura que su proyecto para Valencia «será el más eficiente de toda Europa»

M. MOREIRA
VALENCIA Actualizado:

El futuro Parque Central de Valencia será «el más eficiente» de toda Europa desde un punto de vista energético. Un verdadero ejemplo de sostenibilidad medioambiental y funcionalidad. Así lo defendió ayer la paisajista estadounidense Kathryn Gustafson, quien viajó a Valencia para presentar personalmente a los medios de comunicación su proyecto, que no dudó en calificar como «el más ilusionante de mi vida».

Gustafson, que tras la rueda de prensa se prestó a contestar individualmente las preguntas de algunos periodistas, enfatizó la «sostenibilidad» real de su diseño. De un tiempo a esta parte, la necesidad de satisfacer la concienciación ecológica de la sociedad ha llevado a abusar de este término, aplicándolo en ocasiones a proyectos cuya construcción genera un gasto energético mayor que el ahorro que implica su utilización futura. No será el caso del Parque Central. Gustafson asegura que no sólo los costes de mantenimiento «van a reducirse al mínimo», sino que las obras de ingeniería que requiere un paisaje urbano de estas características «tampoco tienen por qué ser más caras que las de una construcción convencional; más bien al contrario».

«La tecnología de la que disponemos permitirá producir toda la energía que se utilice en el parque y reducir así al mínimo los costes de mantenimiento». La prestigiosa paisajista, autora de proyectos como el Jardín Lurie del Millenium Park de Chicago, explicó cómo las estructuras en forma de cuenco que conforman el parque serán las responsables de recolectar el agua de lluvia, que se drenará, filtrará y reutilizará para ahorrar hasta el 50% de la cantidad necesaria para regar las praderas, bosques y jardines que se distribuyen en gran parte de los 260.000 metros cuadrados de la superficie del parque.

Paralelamente, los paneles fotovoltaicos que se instalarán sobre los tejados de los edificios proporcionarán la electricidad necesaria para alumbrar el parque y bombear el agua para su reutilización en el riego de laz zonas. Otro de los ejes básicos de sostenibilidad será el reciclaje de «todos los materiales» que se encuentren en el espacio constructivo, especialmente madera y piedra.

«Es prácticamente imposible encontrar en Europa una ciudad con un espacio central “vacío” como el que se nos planteaba en Valencia, lo que convirtió desde el principio este proyecto en una oportunidad única en Europa», explica Mary Bowman, directora ejecutiva de Gustafson Porter.

Unanimidad

Por su parte, la alcaldesa de Valencia recordó en varias ocasiones que la propuesta de Gustafson ganó el concurso de ideas por «absoluta unanimidad» del jurado, presidido por ella misma y compuesto por técnicos del Ayuntamiento y asesores externos. Rita Barberá expresó su voluntad de aprovechar los seis meses de redacción del proyecto definitivo para adelantar la ejecución del proyecto y que «en el próximo mandato ya se pueda ver la primera fase del parque».