Pajín sitúa a sus afines con el cálculo de perder tres escaños en el Congreso

Pajín sitúa a sus afines con el cálculo de perder tres escaños en el Congreso

La ministra intenta consolidar a su sector en la Cámara Baja a través de los puestos de salida en las listas del PSPV en las tres provincias

ALICANTE Actualizado:

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, empieza a preparar el escenario postelectoral de 2012. El objetivo de la benidormense es asegurar la mayor presencia posible de sus afines en las bancadas de la Cámara Baja, ante la perspectiva de un más que probable paso a la oposición.

La titular de Sanidad ya se ha asegurado un puesto en el Congreso, dado que liderará la candidatura socialista por la provincia de Alicante, como ya hiciera en 2004 —en 2008, ese puesto lo ocupó Bernat Soria, con Pajín como «dos»—. No obstante, según fuentes socialistas, la intención de la ministra es rodearse de afines en la Cámara Baja para consolidar su posición orgánica en el PSPV.

Una estrategia que trasciende la provincia de Alicante y se extiende a las otras dos. Para ello, Pajín, con el conocimiento de Ferraz y Blanquerías, ha iniciado una maniobra para situar a varios candidatos afines en los puestos de salida de las tres provincias valencianas. Unos puestos muy disputados, dado que los socialistas valencianos asumen que su presencia en las Cortes Generales menguará tras los próximos comicios.

Según las mismas fuentes, Pajín pretende situar a la ex diputada autonómica Isabel Escudero como «número dos» por la provincia de Castellón, cuyo cabeza de lista será el alcalde de Morella —y cabeza visible del sector lermista en la Comunidad—, Ximo Puig. El PSPV de Castellón cuenta en la actualidad con dos de los cinco escaños en liza, y la previsión de los socialistas es mantener dicha representación, lo que aseguraría un asiento para Escudero.

Dos escaños en Valencia

En cuanto a la provincia de Valencia, los planes de la ministra de Sanidad pasan por situar en puestos de salida —entre los cinco primeros— a la actual delegada del Plan Nacional sobre Drogas, Nuria Espí, que llegó al cargo precisamente de la mano de Pajín. En su etapa como diputada autonómica, Espí se caracterizó por la virulencia de sus ataques al director general de RTVV, José López Jaraba.

De cristalizar la estrategia de Pajín, la delegada del Plan sobre Drogas concurriría tras la actual secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez-Piñero. La también responsable de Ordenación del Territorio en la ejecutiva federal del PSOE tomará, casi con total seguridad, el relevo de la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega como cabeza de lista por Valencia.

El PSPV de Valencia cuenta en la actualidad con siete diputados de los dieciséis que corresponden a la provincia. No obstante, el interés de Pajín porque Espí ocupe, como máximo, el quinto puesto de la candidatura parte del convencimiento de que los socialistas pueden perder hasta dos escaños en las próximas generales. Una circunstancia que complica el reparto de puestos en la candidatura, dado que hay que encontrar acomodo también para el director de Turespaña, Toni Bernabé, y el portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, entre otros.

La «cuota» lermista

En la provincia de Alicante sucede otro tanto. La propia Pajín se ha garantizado el encabezar la candidatura, pero a cambio tendrá que ceder uno de los puestos de salida al diputado nacional Herick Campos, «cuota» del sector lermista en la provincia. Los afines al ex presidente de la Generalitat se avinieron a que la ministra liderase la lista, según fuentes del partido, a cambio de que Campos repitiese candidatura por tercera vez.

El joven vilero fue el secretario general de las Juventudes Socialistas hasta 2007. Desde 2004 ocupa escaño en el Congreso, pero siempre ha concurrido en la quinta plaza de la lista. En esta ocasión, los socialistas alicantinos dan por sentado que pueden perder uno de los cinco escaños con que cuentan en la Cámara Baja —sobre un total de doce—; de ahí el interés de los lermistas porque Campos ocupe un puesto más alto en 2012.

El reparto de puestos de salida en la candidatura alicantina es más complicado si cabe que en las otras dos provincias. Según fuentes socialistas, existe un acuerdo tácito para que el «número dos» de la lista sea ocupado por el candidato que designe la agrupación socialista de Elche. Actualmente, el diputado ilicitano es Carlos González, también adscrito al sector lermista. No obstante, con la agrupación local en manos del ex alcalde Alejandro Soler, podría producirse alguna sorpresa.

En cuanto al PSOE local de Alicante, todo apunta a que el elegido será otro militante afín a la ministra de Sanidad. La diputada Juana Serna, cabeza de lista en 2000 y diputada nacional ininterrumpidamente desde entonces, podría dejar paso —en la actualidad cuenta 67 años de edad y ya se ha jubilado como profesora— a la directora general de Consumo y ex delegada del Gobierno en Alicante, Etelvina Andreu, también próxima a Pajín.

Amorós, al Senado

En cuanto a la Cámara Alta, los planes de Pajín pasan por situar al ex portavoz socialista en la Diputación Antonio Amorós, tal como avanzó ABC en su momento. El escaño en el Senado por Alicante es el más disputado —los socialistas solo tienen uno—, dado que el ex alcalde de Elda Juan Pascual Azorín, senador desde 2004, pretende repetir como cabeza de lista. Y el ex senador Ángel Franco —adscrito al sector lermista—, todavía con una gran ascendencia entre la militancia alicantina, no renuncia a regresar a la Cámara Alta.