México desbloquea el proyecto de CAM y Hansa en Cabo Cortés

Felipe Calderón propone la redacción de una nueva propuesta para iniciar su ejecución

alicante Actualizado:

La promotora Hansa Urbana, participada al 30% por CAM -y por tanto, ahora por Sabadell-, revisará el macroproyecto urbanístico previsto en Cabo Cortés, en México. La firma es propietaria de 3.800 hectáreas de terreno en la zona -una superficie equivalente a la de todo Cancún- destinadas a la construcción de varios complejos hoteleros, tres campos de golf, un centro comercial y un pequeño aeropuerto.

La revisión y presentación de un nuevo proyecto con menor edificabilidad que el presentado en su día es el paso previo para poder acometer por fin la urbanización de la zona, paralizada hasta 2013 por el gobierno mexicano, lo que permitirá a Sabadell-CAM recuperar al menos parte de la inversión realizada en la promotora, que se había convertido en uno de sus principales «agujeros» inmobiliarios.

Autorización ambiental

El presidente de México, Felipe Calderón, anunció ayer que revoca la autorización ambiental de la que gozaba el proyecto inicial de Cabo Cortés, al tiempo que se comprometía a «acompañar a los inversionistas a desarrollar un nuevo proyecto turístico que sí sea sostenible».

De esta manera, Hansa podrá revisar el proyecto de acuerdo con los nuevos parámetros de edificabilidad y presentar una nueva propuesta urbanística que cumpla las exigencias medioambientales de las autoridades mexicanas, según las fuentes consultadas. Cabe recordar que el proyecto inicial había generado fuertes críticas por parte de grupos ecologistas de la zona, e incluso una investigación de la Unesco.

La promotora respondió al anuncio del presidente de México con un comunicado en el que avanza que «llevará a cabo un replanteamiento del proyecto» para «encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico y turístico y la sustentabilidad medioambiental», y que planterá un nuevo proyecto «compatible con la conservación y preservación» de la zona.