Génova ya sabe que Ripoll no suma en el PP alicantino

Actualizado:

LA contienda entablada entre el PPCV y José Joaquín Ripoll —en la que la formación busca una renovación coherente con la nueva realidad política de Alicante y éste persigue la mera supervivencia— depende de un árbitro, la dirección nacional del partido, tan interesado por lo que acontece en la provincia como poco dispuesto a intervenir en un capítulo de resolución aún imprevisible. El retroceso de los populares en los llamados —por él y sus afines— bastiones ripollistas(Alcoy, Villena y Orihuela) es motivo más que suficiente para legitimar el relevo de quien, al fin y al cabo, ha asumido tan peculiarmente el liderazgo político. El complejo contexto de Ripoll pesa bastante menos en su futuro como referente que el indubitado fracaso electoral que cosechó el pasado 22 de mayo. Si la continuidad de los políticos se mide por su capacidad de propiciar victorias, entonces Génova tiene motivos de peso para no acolchar la caída del que no ha sabido estar a la altura.