Génova planteará el relevo de Ripoll en el PP antes de la campaña electoral

La dirección nacional teme que el presidente provincial complique el proceso

ALICANTE Actualizado:

El cambio político se consumó ayer en la Diputación de Alicante con la elección de la alcaldesa de San Vicente, Luisa Pastor, como presidenta provincial. Cuenta con el respaldo de los 20 diputados del PP frente a 11 socialistas, liderados por el ex alcalde de Elche Alejandro Soler.

Pero materializado el relevo en la Diputación, la asignatura pendiente ahora es el cambio en la cúpula del PP alicantino. Joaquín Ripoll ha perdido todo su poder institucional, pero sigue al frente de la dirección provincial del PP, en la que se rodeó de sus incondicionales tras el congreso provincial de Orihuela celebrado en diciembre de 2008. Algunos han abandonado el partido, como la ex presidenta del PP de Benidorm Gema Amor, hoy en el Centro Democrático Liberal (CDL); otros, como la secretaria provincial, Mónica Lorente, se han incorporado al nuevo equipo de Luisa Pastor en la Diputación.

Pero en el PP existe inquietud sobre el rumbo que pueda tomar Ripoll en los próximos meses, ante la posibilidad de que baraje intentar mantener su lucha soterrada en el partido contra la dirección regional. Especialmente cuando, a la vuelta del verano, los ciudadanos encararan un proceso electoral clave en el que Mariano Rajoy aspira a obtener mayoría absoluta frente a Rubalcaba.

Una plaza clave para el PP

Alicante es una plaza fundamental para los populares: es la provincia española con mayor número de afiliados del PP, al que aporta cerca de medio millón de votos en unos comicios generales. En Génova no quieren sorpresas, ni que las guerras intestinas enturbien el resultado electoral en la provincia.

Por este motivo, señalaron ayer fuentes populares consultadas por ABC, la cúpula nacional del PP se estaría planteando la posibilidad de designar como solución una gestora en Alicante, que sería la encargada de dirigir el partido y encauzar el proceso electoral hasta la celebración, en 2012, del congreso del que saldría la nueva dirección provincial.

De este modo, cesaría en sus funciones la ejecutiva presidida por Joaquín Ripoll, cuya imputación en el «caso Brugal», pero sobre todo sus pésimos resultados electorales en los municipios «afines», han sido los detonantes de su defenestración. Según los estatutos del partido, el comité electoral nacional del PP es el encargado de designar a los cabezas de lista al Congreso y el Senado por cada provincia. Como ha informado ABC, el ex vicepresidente del PP Gerardo Camps encabezará la candidatura a la Cámara Baja por Alicante, siempre que Federico Trillo se incorpore a la lista de Mariano Rajoy por la circunscripción de Madrid.

La propuesta para designar al resto de miembros de la candidatura corresponde a los comités electorales provinciales.

El de Alicante está presidido por Macarena Montesinos, cuya labor como diputada nacional le ha permitido actuar a menudo como enlace entre Ripoll y la secretaria nacional de Organización, Ana Mato. Montesinos es una mujer de la entera confianza del ya ex presidente de la Diputación alicantina, a la que pretendía convertirla en candidata a la Alcaldía de Alicante. La dirección del PP no quiere ahora sobresaltos, ni que Ripoll enturbie la campaña electoral. Por este motivo, está meditando designar una gestora.