El Frontex teme una nueva oleada de pateras por los disturbios en Argelia

La escalada de tensión social en el país norteafricano augura una nueva avalancha de cayucos como la registrada el día de Nochevieja en Alicante, Murcia y Almería, que se saldó con la arribada de 147 inmigrantes ilegales

M. A. RUIZ COLL
ALICANTE Actualizado:

La Agencia Europea para el Control de Fronteras, Frontex, prevé la llegada de una nueva oleada de pateras sobre la costa mediterránea española, en cuanto las condiciones meteorológicas sean más favorables, debido singularmente a los disturbios registrados en Argelia durante los últimos días. En la última semana, el país norteafricano ha vivido estallidos de violencia en sus principales ciudades, cuyo detonante ha sido la escalada de precios de los productos básicos (como la harina, el aceite o el azúcar, cuyo precio se ha llegado a duplicar) y el problema del desempleo crónico. Aunque según las estadísticas oficiales la tasa de paro en Argelia es de sólo el 10%, según algunas organizaciones independientes se eleva hasta el 25%.

Los análisis de riesgos elaborados por Frontex indican que esta situación de tensión social puede incrementar durante las próximas semanas la presión de la inmigración ilegal procedente de Argelia, especialmente en la zona central del Mediterráneo: en las costas de Grecia e Italia. No obstante, la vigilancia ya se ha reforzado en la costa griega desde que, el pasado mes de octubre, se desplegó en la zona un grupo de intervención rápida del Frontex —conocido como Rabit— integrado por doscientos agentes de las policías de todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Choques en Argel y Orán

Por este motivo, los analistas del Frontex estiman que la nueva oleada de pateras puede desplazarse hacia el litoral de Italia y la costa valenciana y murciana. En las últimas horas del año 2010 llegaron cuatros pateras a Murcia, dos a Almería y una a Torrevieja (Alicante), con un total de 147 inmigrantes ilegales a bordo, procedentes de Argelia. Un episodio que se podría repetir en las próximas semanas, si las condiciones climatológicas en el Mediterráneo favorecen la navegación de estas embarcaciones, según las estimaciones de Frontex.

Durante la última semana, los ciudadanos argelinos se han echado a la calle para protestar por la escalada de precios que ha mermado su poder adquisitivo, en ciudades como Argel, Orán y Blida. Alicante tiene una conexión marítima durante todo el año con las dos primeras de estas ciudades, y por tanto es una de las principales puertas de entrada ee la inmigración procedente de Argelia.

A través de la misión Índalo del Frontex, agentes de Policía y Guardia Civil de España, Portugal, Francia, Luxemburgo, Italia y Malta vigilan el litoral español entre los meses de junio y septiembre, para detectar la llegada de pateras, utilizando patrulleras, helicópteros y aviones. Sin embargo, la operación sólo abarca la costa sur de la Península, desde Granada hasta Murcia, y excluye, por tanto, a Alicante. El Gobierno español forma parte del Frontex y, por tanto, es escuchado a la hora de diseñar la cobertura de las zonas de vigilancia. No obstante, hasta ahora, el Ejecutivo se ha opuesto a que la provincia alicantina entre bajo este operativo de vigilancia.

Paso del Estrecho

La misión Índalo se complementa, también durante la época estival, con la operación Minerva, que incluye un control exhaustivo de los puertos de Algeciras, Almería, Ceuta y Melilla durante la Operación Paso del Estrecho para detectar la inmigración ilegal.

Durante el pasado año han llegado a Alicante media docena de pateras con 53 tripulantes. Sin embargo, al menos otras dos se hundieron frente a las costas de la provincia y el mar arrojó los cadáveres a la playa.

La respuesta del Gobierno a la creciente presión migratoria en forma de pateras ha sido la instalación de cuatro radares fijos del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) en cuatro puntos del litoral alicantino, con una inversión que ronda los 8 millones de euros: Cabo Roig (Orihuela), Santa Pola, Sierra Helada (Benidorm), la Marina de Denia. Durante una visita de diputados y senadores, la subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, aseguró que la mayoría de las pateras llegadas este año a Alicante han sido detectadas por los radares del SIVE. En realidad, la mayoría han sido detectadas cuando ya estaban en tierra. Los radares tampoco lograron localizar las dos pateras hundidas frente a la costa alicantina. Lo cierto es que un informe elaborado por el Ministerio de Interior, y desvelado este verano por ABC, reconoce la existencia de averías y fallos técnicos en los cuatro radares del (SIVE).

Las averías del SIVE

Tan sólo unos ejemplos: la cámara de visión nocturna de Sierra Helada dejó de funcionar el 4 de marzo y, una semana después, también se averió la de visión diurna. Por su parte, la cámara de la estación de Santa Pola registró incidencias entre el 4 y el 19 de octubre de 2009, y dejó de estar operativa en el mes de febrero —aparentemente, ya está arreglada—. También tuvieron problemas las de Cabo Roig y Denia.