Fabra se anota su primera gran victoria institucional y política

El valenciano, cuyo pacto con Mas fue crucial, se impone a Rudi y Monago

D. M./M. C. S.
ALICANTE/VALENCIA Actualizado:

El presidente de la Generalitat y del PPCV, Alberto Fabra, se anotó ayer su primera gran victoria institucional y política. No en vano, su papel en el impulso y la reivindicación del Corredor Mediterráneo —frente a la actitud pasiva del Gobierno— ha resultado a la postre determinante.

Pero la «victoria» de Fabra se leía ayer también en clave interna. Las tesis del valenciano se han impuesto a las de otros líderes regionales del PP como Luisa Fernanda Rudi, de Aragón, o José Antonio Monago, de Extremadura, que apostaban por el Eje Central.

Fuentes próximas a la decisión explicaron que en la resolución ha pesado especialmente el acuerdo entre Fabra y su homólogo catalán, Artur Mas —a instancias del primero—. Aquella reunión, a mediados de septiembre, supuso la normalización de las relaciones entre la Comunidad y Cataluña, con el Corredor Mediterráneo como telón de fondo. El acuerdo de dos líderes de distintos partidos en torno a la infraestructura, según dichas fuentes, fue determinante.

Ayer, no obstante, tras conocerse el criterio de Bruselas, comenzaron a surgir voces que reclamaban para sí el logro: incluso la del secretario general del PSPV, Jorge Alarte, pasando por la ministra de Sanidad, Leire Pajín. Los populares, a través de su secretario general, Antonio Clemente, y su portavoz parlamentario, Rafael Blasco, recordaron la intensa actividad de Fabra en apoyo del Corredor —con desplazamientos a Bruselas incluidos— después del descarte inicial.