FERIA DE LA COMUNIDAD

Estrellados contra el muro de la mansedumbre

Actualizado:

VALENCIA

Los toros de Valdefresno no mejoraron en nada el juego de la novillada del sábado. Todos parecían paridos por la misma madre. Sin malas intenciones pero mansos y descastados hasta decir basta. Tan solo el tercero, primero del lote de Iván Fandiño, pareció que iba a ofrecer mas posibilidades para el triunfo, pero cuando le bajaron la mano y le obligaron, se desentendió y terminó de embestir.

Precisamente, de los tres matadores actuantes, Fandiño fue el que mejor predisposición mostró. De su capote y su muleta salieron los momentos mas lucidos, los lances de recibo a su primero, así como el emocionante inicio de faena y las dos primeras series a su primero fue lo mejor de la tarde. El sexto se rejó pronto.

Muchas ganas puso Ángel de la Rosa pero no termino de acoplarse a la noble embestida de su primero. El cuarto fue un auténtico mulo y tampoco le permitió el triunfo. El vallisoletano Leandro tampoco contó con el material idóneo para desplegar su buen concepto, pero su escaso ánimo terminó por enfadar al respetable.