Condenan a 31 años a los secuestradores de la hija del delegado de Seur

Los acusados tuvieron a la joven en un zulo durante dos días y pidieron 300.000 euros

M. A. R.
ALICANTE Actualizado:

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a un total de 31 años y medio de prisión a los dos hermanos acusados de secuestrar en julio de 2009 a la hijastra del delegado de Seur en la provincia. Los dos condenados mantuvieron a la jove, que en aquel momento tenía 19 años, encerrada durante dos días en un zulo que habían excavado en una zona de bosque entre el polígono de Las Atalayas y Bacarot.

Los dos hermanos han sido condenados por los delitos de detención ilegal, lesiones y tenencia de arma de guerra. El tribunal considera probado que los dos procesados planearon el secuestro de la joven para exigir, bajo amenazas de muerte, un rescate de 300.000 euros para liberarla a su padrastro, delegado de Seur en Alicante. Uno de los dos imputados había trabajado para él durante cuatro años antes de ser despedido.

Armados con un subfusil y un cuchillo, los dos procesados asaltaron al conductor de un turismo de alta gama, al que amenazaron y dejaron atado de pies y manos, para robarle vehículo en la medianoche del 28 de junio de 2009, cerca de las oficinas del OAMI de Alicante.

Al salir de clase

Dos semanas después, el 13 de julio, los dos procesados pincharon la rueda del coche con el que la joven había acudido a un colegio de Mutxamel. A continuación, la abordaron con la cara tapada con una capucha, la introdujeron por la fuerza en el coche robado y la maniataron. Desde allí, la condujeron a una zona de bosque situada entre el polígono de Las Atalayas y Bacarot, en Alicante, donde habían excavado un zulo en la tierra de unos dos metros de profundidad y 1,5 metros de anchura, en el que permanecieron escondidos la joven y uno de los dos acusados durante los dos días que duró el secuestro.

Con el móvil de la propia víctima, el otro encausado llamó al padrastro para informarle del secuestro y exigirle el pago de 300.000 euros en billetes de 50 euros un plazo de 48 horas. Le advirtieron de que no avisara a la policía y quedaron en devolverle a la joven horas después de que hiciera efectiva la entrega del dinero. Al día siguiente, el padrastro —asesorado por la Policía— les informó de que solo había podido reunir 74.000 euros, que el secuestrador aceptó. A la recogida del dinero, concertada finalmente para la noche del 15 de julio en una rotonda calle Metalúrgica de Alicante, acudió el hermano menor en bicicleta a recoger el dinero y fue detenido por la Policía.

El otro procesado intentó sin éxito ponerse en contacto telefónico con su hermano, y al conocer que había sido arrestado decidió liberar a la joven, hasta que fue detenido pocas horas después, en la madrugada del 16 de julio, en la avenida de Aguilera de Alicante. La sentencia impone al hermano mayor una pena de 16 años y medio de prisión, mientras que el otro condenado tendrá que permanecer 15 años en la cárcel.