Camps, con paso firme: Ripoll ya es historia en Alicante

Actualizado:

EL fin de Joaquín Ripoll como referente político e institucional de Alicante supone la apertura de una nueva etapa en esa provincia al tiempo que revela la importancia de los resultados para cualquier representante público con ambición de ser tenido por líder. Que Ripoll ha ido perdiendo predicamento entre sus afines hasta convertirse en una rémora para los intereses del PP en Alicante es un hecho tan evidente como que su debilidad se debe a la firmeza de un Francisco Camps resuelto a esgrimir sus magníficos números electorales desde el comienzo de la legislatura. El ya imparable relevo de Ripoll constituye una cuestión de puro sentido común —algo que ha sabido ver, por fin, la dirección nacional del PP—, pero también un innegable golpe de autoridad del presidente regional del partido, quien, con el nombramiento de la nueva dirección de las Cortes, ya comenzó a desvelar una estrategia que persigue la consolidación de su proyecto mediante la toma de decisiones muy meditadas y relacionadas entre sí. Camps ha comenzado a reiventar su liderazgo y a mostrar cómo se ejerce éste.