L'ESPILL

LAS CAJAS YA SON HISTORIA

Actualizado:

CUANDO creíamos que con las fusiones frías y otras modalidades de salvación la gran crisis orillaba nuestras cajas, llegan los del Banco Base y ponen a la CAM con las vergüenzas al aire. Y por si fuera poco, en el Banco de España ya reconocen abiertamente que no han acabado las fusiones y contrafusiones entre cajas. Las más pequeñas como la Caixa de Ontinyent tendrán que buscar una asidero, las rurales tendrán que decidirse por CRM o Cajamar y hasta Bankia tiene que dotar más y mejor sus provisiones. Esta crisis no respeta nada; ni la historia.

Pero el mayor temor de todas las cajas (ya fusionadas o por absorber) es que la valoración de sus activos contables está en el aire. La Caixa ya está dispuesta a aceptar un recorte del 20 por ciento en los valores contables de su patrimonio, como tendrán que hacer otras muchas ya camino de ser bancos. Bajarán la valorización de sus activos, bajará el valor de la entidad, crecerá el porcentaje de deuda con el FROB, la necesidad de accionistas privados y por un tiempo no habrá créditos para familias y empresas. Las cajas se están reinventando, desaparecen muchas y en la Comunidad Valenciana pasamos página histórica, en beneficio de los bancos según todos los datos (IVIE).

Hay pues un largo calvario para las cajas. Lo dice hasta el IVIE en su blog www.decigarrasyhormigas.com, en el que Joaquín Maudas reconoce que las cajas han sufrido una falta de diligencia en su gestión, que les ha conducido inevitablemente a esta situación. Las cajas valencianas han sufrido y disfrutado de muchas absorciones y fusiones a lo largo de los años y siempre han aguantado la personalidad y su eficacia, pero el momento actual ya no permite su subsistencia como entes autónomos dedicados a financiar campos de golf o parques temáticos.

El sistema financiero valenciano ha tenido buena capacidad de digestión con sus problemas, pero siempre ha buscado fuera las muletas. Por eso Reig y Villalonga optaron por el Banco Central y el empresariado alicantino, desde Maisonnave, siempre ha cursado con Murcia para hacer frente a Valencia. No es extraño el final histórico de las cajas. Hay que pasar página porque el dinero ya no tiene patria. Sin embargo las cajas sufren duramente esta nueva etapa hasta que se diluyan marcas y oficinas. La semana de pasión que vive la CAM con fin sangriento, la cesión del control a terceros que registra Bancaja y pronto la fusión de todas las rurales, son la consecuencia de abandonar su tradicional modelo de acumulación de reservas y meterse por ambición en todos los líos del ladrillo que estuvieran a la vista.

Maudas (IVIE) dice que también ha fallado algo más que la excesiva exposición a la construcción. Mucho han hecho por la causa perdida la peculiaridad forma de propiedad (no hay amo que vigile el caballo) y la estructura política de los órganos de gobierno, extremos ya cuestionados por Basilea III.

Vía FROB, accionistas privados o capitales extranjeros las cajas han dado por finalizada su etapa histórica, aunque durante unos años convivamos con marcas mixtas. Las grandes decisiones financieras se tomarán en Madrid y el nuevo jefe de riesgos no conoce al impositor de toda la vida. Pero a lo mejor esto permite que, salvado un tiempo para que ajusten sus finanzas internas, podamos pedir un crédito para abrir una tienda o cambiar la fresadora. Ahora no te daban ni los buenos días. Quizá porque todos abusamos demasiado de pedir hasta para la lista de bodas.