JUZGARÁN AL EX EDIL DE HACIENDA POR COHECHO

La alcaldesa de San Fulgencio evita el banquillo

M. A. R.
ALICANTE Actualizado:

Un jurado popular resolverá si el concejal de San Fulgencio y presidente de la Agrupación Independiente del Mediterráneo (AIM) Manuel Barrera cometió un delito de cohecho al aceptar 5.000 euros de unos falsos empresarios, a cambio de aprobar una nueva urbanización en La Marina.

Los supuestos empresarios eran, en realidad, dos detectives contratados por sus compañeros de equipo de gobierno para grabar a Barrera —quien en aquellos momentos era el concejal de Hacienda— cogiendo el dinero, con el fin de demostrar que es un «corrupto».

Al comprobar que la grabación del vídeo había sido una trampa, la Policía detuvo a la alcaldesa socialista Trinidad Martínez, así como a los concejales de Seguridad, Juan Antonio Gamuz; Urbanismo, Mariano Martí; Deportes, Juan Antonio González, y Cultura, Remedios Villena. Tras ser detenido, Gamuz confesó que él fue el encargado de contratar a los detectives —por mediación del jefe de la Policía Local— y aseguró que pidió 20.000 euros a dos empresarios del municipio para pagar la minuta. En su primera declaración, relató que la alcaldesa Trinidad Martínez estuvo presente en una reunión celebrada en Santa Pola con los detectives para tramar el montaje, pero luego se desdijo y eximió a la regidora socialista de cualquier responsabilidad.

Asumiendo la tesis de la Fiscalía Anticorrupción, el titular del Juzgado número 3 de Orihuela, Carlos San Martín —quien también instruye el «caso Brugal»— ha decidido archivar las diligencias abiertas a todos los imputados salvo a Manuel Barrera, que será juzgado por presunto cohecho. El juez también ha archivado la causa contra el asesor jurídico del Ayuntamiento, José Antonio Ramos Calabria, y los detectives.