Alcaldes críticos con Ripoll sellan un pacto para no elegirlo como diputado

El rechazo acordado por la mayoría de ediles electos del PP en el partido judicial de Alicante privaría al presidente de la Diputación de entrar en la institución

ALICANTE Actualizado:

El avance de los dirigentes del PP alicantino afines a la dirección regional tras las elecciones del pasado 22 de mayo, en las que coparon buena parte de los ayuntamientos alicantinos, puede complicar sobremanera el futuro del presidente provincial, Joaquín Ripoll, en la Diputación alicantina.

De hecho, existe un acuerdo tácito entre la mayoría de los alcaldes electos en el partido judicial de Alicante —al que pertenecen consistorios como el de San Vicente, San Juan, Muchamiel o El Campello— para no votar a Ripoll como candidato a la Diputación el próximo 20 de junio. El rechazo de los concejales populares electos por el partido de Alicante cerraría al presidente provincial las puertas de la institución (y, con ello, las de la presidencia), dado que Ripoll solo puede acceder a la Diputación por dicho partido, al haber sido elegido edil en la capital.

Según fuentes populares, los concejales electos afines a la dirección regional —que, en el caso del partido judicial de Alicante, son mayoría— están dispuestos a no votar a Ripoll como candidato. De esta forma, se abren dos posibilidades: que el PP presente una lista a la Diputación (le corresponden cinco diputados por la comarca de Alicante) de la que no forme parte el actual presidente, o que en caso contrario los citados ediles desvíen su voto a una lista alternativa.

Candidatura alternativa

Los integrantes de cada candidatura comarcal a la Diputación son propuestos por la dirección provincial. Sin embargo, cualquier concejal electo por el partido judicial correspondiente puede registrar una lista alternativa si no está de acuerdo con la propuesta oficial.

En ese caso, la Junta Electoral de Zona convoca a todos los electos de la formación para que voten a una de las dos listas —el mismo día del registro—, y el reparto de escaños se realiza aplicando la Ley D'Hont (cada candidatura tiene que superar el 30% de los votos para conseguir el primer diputado).

La mayoría de que gozan los afines a la dirección regional en el partido judicial de Alicante permitiría que, aún cuando Ripoll forme parte de la lista propuesta por la provincial (que incluye tantos nombres como asientos correspondan a la formación), se pueda impedir su entrada en la institución con el apoyo a la segunda candidatura. Fue lo que le pasó en 2003 al ex presidente del PSOE alicantino Ángel Franco —cuando los ediles del resto de la comarca se unieron contra la propuesta de la capital alicantina—.

Pequeños municipios

De esta manera, aunque Ripoll incluyese su nombre en la candidatura propuesta por la dirección provincial —que registra el apoderado de la formación popular ante la Junta Electoral, en este caso, el vicesecretario del PPCV, José Císcar— , el rechazo de la mayoría de concejales electos por el partido judicial de Alicante a que siga presidiendo la Diputación bastaría para apartarlo de la institución provincial.

En este sentido, Ripoll podría contar con su propio voto, al margen del de los concejales en los pequeños municipios —cuyas candidaturas ha controlado la dirección provincial—, donde además el PP ha obtenido peores resultados y, por tanto, pocos concejales: Jijona, Torremanzanas, Aigües, Busot y Tibi. En cambio, los grandes municipios como Alicante, San Juan, San Vicente del Raspeig, El Campello y Muchamiel se decantarían por la lista alternativa.

Cabe recordar que los dirigentes del PP de Alicante críticos con Ripoll apuestan por la alcaldesa de San Vicente, Luisa Pastor (que también entraría en la Diputación por el partido de Alicante) para relevarlo.