El PP abre nueva etapa en Alicante tras desalojar a Ripoll de la Diputación

El aún presidente provincial fracasa en la negociación y medita dejar la política tras verse apeado de la institución: «Voy a dedicarle más tiempo a mi mujer»

ALICANTE Actualizado:

Empieza una nueva etapa en el PP de Alicante. El todavía presidente de la Diputación, Joaquín Ripoll, en el cargo desde 2003, no repetirá mandato, al quedar ayer definitivamente fuera del pleno provincial. Como había venido contando ABC, Ripoll no logró recoger avales suficientes para presentar su propia lista, y los intentos de negociación de última hora con la dirección del PPCV —y las amenazas de secesión— fueron baldíos.

El avance de los alcaldes afines al presidente regional, Francisco Camps, se impuso finalmente para dejar al dirigente provincial fuera de la Diputación. Una institución que, junto a algunas alcaldías, se había convertido en el último reducto de la corriente del PP que se dio en llamar «zaplanista» por su afinidad con el anterior presidente de la Generalitat, y que había protagonizado un cúmulo de enfrentamientos con la dirección regional desde que Camps se convirtió en presidente del PPCV.

La opción Pastor

Aunque se había especulado con la posibilidad de integrar a algún referente del grupo afín al presidente provincial del PP de Alicante, finalmente la lista alternativa que registraron los concejales de l'Alacantí no se vio alterada. A las seis de la tarde, más de setenta ediles —los electos de Muchamiel y Jijona, representados en la fallida candidatura de Ripoll, se sumaron a los 67 que habían avalado la lista alternativa— se personaron en la Junta Electoral para aprobar por aclamación la única candidatura que se había registrado.

Así, los cinco diputados del PP por el partido judicial de l'Alacantí serán la alcaldesa de San Vicente del Raspeig, Luisa Pastor —que se llevó la ovación más prolongada por parte de sus compañeros cuando recogió la credencial—; el alcalde de San Juan, Manuel Aracil; el de Busot, Alejandro Morant; el ex alcalde de El Campello Juan Ramón Varó; y la edil alicantina Mari Carmen de España —hija del ex presidente de la institución y senador Julio de España—.

La alcaldesa de San Vicente se perfila como la próxima presidenta de la institución provincial —tal como adelantó ABC el 24 de mayo—, aunque ayer, tras recoger la credencial, quiso ser cauta y señaló que «de momento, solo soy una diputada provincial más». También se especula con que sea el ex alcalde de Benidorm Manuel Pérez Fenoll quien ocupe la presidencia, tras renunciar a la Alcaldía para favorecer un pacto con la ex popular Gema Amor que finalmente no se produjo. En cambio, pierden fuerza los nombres de las alcaldesas de Elda y Novelda, Adela Pedrosa y Milagrosa Martínez.

La última baza

Ripoll jugó ayer su última baza a la desesperada. Huérfano de apoyo por parte de la dirección nacional del PP y con la dirección regional decidida a no ceder, el presidente provincial trató de retrasar la elección de diputados para ganar tiempo. Así, registró dos recursos en la Junta Electoral en los que pedía que se postergase la votación con el retraso en la constitución del Ayuntamiento de Torrevieja como argumento. No obstante, la Junta Electoral lo rechazó poco antes de las dos de la tarde.

Así, el presidente provincial ni siquiera acudió a la Junta, como tampoco ninguno de sus afines. Dos horas después de consumarse su salida de la institución provincial, antes de participar en un acto institucional al que acudió acompañado por su esposa, se limitó a señalar que «tan importante es saber ganar como saber perder». Inquirido por su futuro, insinuó que podría renunciar al acta de concejal en el Ayuntamiento de Alicante —donde la alcaldesa, Sonia Castedo, no le ha reservado ninguna competencia—, al afirmar que ha decidido «dedicar más tiempo a mi mujer».

Lo cierto es que el presidente provincial esperaba poder contar con algún gesto a favor de su continuidad por parte de la dirección nacional, y de hecho trató de forzar su mediación desde que conoció la lista alternativa, aunque sin éxito. Génova —que sí medió para incluirlo como «número dos» al Ayuntamiento— ha optado esta vez por permanecer al margen y respetar la voluntad mayoritaria de los concejales electos por l'Alacantí, que apostaban por un cambio.

Una decisión en la que han pesado de forma definitiva los resultados del pasado 22-M. Mientras los afines a la dirección regional cosechaban, sin apenas excepciones, rotundas victorias en las principales ciudades, los afines a Ripoll experimentaban un retroceso que les ha impedido gobernar en sus feudos. Con todo, la ruptura de Gema Amor en Benidorm fue, como ha venido contando este periódico, la puntilla definitiva.

Pacto global

Pese a las amenazas de romper el partido si no se le incluía como candidato a la presidencia, todo apunta a que la elección del resto de diputados culminará hoy —excepto en el partido judicial de Orihuela, pendiente del Consistorio de Torrevieja— sin sobresaltos. De hecho, fuentes del partido señalaron que existe un «pacto global» para integrar a varios diputados identificados con Ripoll.

Así, por la Marina Alta entrarán el alcalde de Benissa, Juan Bautista Roselló (afín a la regional) y el de Ondara, Ximo Ferrando (próximo a Ripoll), tras un pacto entre ambos al margen de la dirección provincial. Los dos representantes del PP de Benidorm serán el ex alcalde Manuel Pérez Fenoll y el edil Enrique Ponsoda, próximo a las tesis de Ripoll.