Imagen de Pedro Sánchez y Ximo Puig tomada este lunes en Valencia
Imagen de Pedro Sánchez y Ximo Puig tomada este lunes en Valencia - MIKEL PONCE
Política

Ximo Puig: «No tendría sentido que se aprobara el cupo vasco y no el nuevo sistema de financiación»

El presidente de la Generalitat reclama al Gobierno que garantice el acceso en igualdad de condiciones a los servicios básicos de todas las autonomías

ALICANTEActualizado:

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha subrayado la necesidad de abordar la fase final de negociación para la reforma del modelo de financiación autonómica y ha indicado al respecto que " no tendría ningún sentido que se aprobara el cupo vasco y no se aprobara el nuevo sistema de financiación".

Así se ha pronunciado Puig en declaraciones a los medios en Orihuela (Alicante), al ser preguntado sobre la postura de Compromís, que anunció su voto en contra del cupo vasco por "rebeldía", al considerar que representa la desigualdad de la financiación autonómica mientras no se ejecuta el cambio de modelo para el conjunto de las regiones. El PSOE, por su parte, votará a favor.

Para Puig, "en estos momentos es fundamental que se aborde esta fase final de negociación de la financiación autonómica" y cumplir con el compromiso al que se llegó en la Conferencia de Presidentes de enero de que "en 2017 debía estar resuelto el cambio de financiación".

"No tendría ningún sentido que se aprobara el cupo vasco y no se aprobara el nuevo sistema de financiación, no tendría ningún sentido", ha dicho.

Precisamente la financiación fue uno de los temas abordados en la reunión entre la permanente del PSOE y la ejecutiva de los socialistas valencianos celebrada en la sede del PSPV en la tarde del lunes, tras la que el secretario general socialista, Pedro Sánchez, exigió al Gobierno que "cumpla con sus compromisos" y presente la propuesta del nuevo sistema de financiación autonómica antes del 31 de diciembre y "sin más dilaciones", al tiempo que ha tendido la mano al Ejecutivo central para sentarse y abrir un proceso de negociación sobre esta cuestión.

Puig recordó que el debate del nuevo modelo " no puede ser ni entre las comunidades autónomas ni entre partidos, sino que debe ser el Gobierno el que garantice el acceso en igualdad de condiciones a los servicios básicos de todas las autonomías sin que exista discriminación".