Imagen de Ximo Puig junto a los integrantes de su Gobierno tomada este lunes en el Palau de la Generalitat - MIKEL PONCE | Vídeo: AT
Comunidad Valenciana

Ximo Puig impone el adelanto electoral en contra de sus socios de Compromís

El presidente de la Generalitat convoca los comicios autonómicos el 28 de abril para coincidir con las generales

VALENCIAActualizado:

Punto final anticipado a la legislatura en la Comunidad Valenciana con los dos socios de gobierno enfrentados. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha hecho oficial este lunes su decisión de disolver las Cortes Valencianas y convocar las elecciones autonómicas el próximo 28 de abril, cuatro semanas antes de la fecha prevista inicialmente del 26 de mayo, en contra del criterio de sus socios de Compromís.

En una declaración institucional y tras haber presidido una reunión extraordinaria del Consell, el también secretario general del PSPV-PSOE ha incidido en que adelanta los comicios -que coincidirán con las elecciones generales- en aras a potenciar el autogobierno de la Comunidad Valenciana como «nacionalidad histórica y una autonomía de primera».

[El día que Ximo Puig se la devolvió a Mónica Oltra]

Puig ha revindicado la «estabilidad política valenciana» y la vía del diálogo y la «honradez» frente a las opciones «radicalizadas». El dirigente valenciano ha comunicado personalmente su decisión de avanzar los comicios al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

El presidente de la Generalitat ha argumentado que «el problema valenciano» persiste, en relación al modelo de financiación autonómica, así como su «invisibilidad», para justificar el adelanto de los comicios y marcar de esa forma con un calendario electoral propio. Puig ha reivindicado también la gestión del Ejecutivo del Botánico que se formó en 2015 entre el PSPV y Compromís con el respaldo de Podemos, así como el «autogobierno y la identidad propia».

Imagen del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tomada durante su intervención
Imagen del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tomada durante su intervención - MIKEL PONCE

Los socialistas entienden que con el adelanto de las elecciones se puede propiciar una mayor participación, a pesar de que la fecha escogida coincide con un puente festivo y en plenas vacaciones escolares de Pascua. Al respecto, Ximo Puig se ha decantado finalmente por ejercer la postestad que la otorga el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana frente al criterio de sus socios de Gobierno de Compromís, reacios al adelanto de las elecciones, que consideran «partidista». De hecho, Puig ha comparecido en solitario mientras que la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, lo hace posteriormente.

Críticas de Mónica Oltra

En la reunión previa del Ejecutivo, los cinco consellers de Compromís han manifestado su oposición al adelanto electoral. No ha habido votación formal, pero Oltra ha dejado claro el desacuerdo de su formación con la posición de Puig por motivos políticos -entiende que se trata de una decisión «partidista»- y sus reservas jurídicas. Además, Compromís entiende que Puig ha ejercido su voto de calidad pero no de manera formal, ya que no se ha producido una votación formal visible.

Oltra ha revelado que como secretaria del Gobierno valenciano ha advertido a Puig de las dudas jurídicas que conlleva la medida que ha salido adelante gracias al voto de calidad del president, pues según ha detallado ha habido un empate técnico a la hora de secundar esta decisión entre los cinco miembros socialistas del ejecutivo y los cinco de Compromís.

Imagen de la comparecencia de Oltra junto a los consellers de Compromís
Imagen de la comparecencia de Oltra junto a los consellers de Compromís - MIKEL PONCE

La dirigente de CompromíshHa insistido en que la potestad estatutaria que ha utilizado Puig para adelantar las autonómicas "no singulariza las elecciones valencianas para el futuro" y ha dicho no entender qué ha cambiado en la Comunidad Valenciana desde la última vez que habló de este tema con el president, el pasado 15 de febrero, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el adelanto de las elecciones generales.

Ese día, ella y Puig acordaron "un mensaje común" basado en que no se daban las razones políticas para adelantar las autonómicas pues había un presupuesto aprobado y había tanto estabilidad parlamentaria para sacar adelante proyectos legislativos como política para acabar la legislatura.

Ha negado sentirse "traicionada" por el president y ha proclamado que gobernar "no es una aventura, es una responsabilidad".