Imagen de Mariano Rajoy durante un paseo por la playa de El Postiguet de Alicante - EFE
Política

De las vistas al mar a la Castellana: así ha sido la vida de Rajoy en Santa Pola

El expresidente del Gobierno pernoctaba en el hotel Gran Sol de Alicante, paseaba a diario y comía en el restaurante «Batiste»

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Mariano Rajoy comenzaba cada jornada que pernoctaba en Alicante con un paseo por la playa de El Postiguet. Rodeado de un discreto dispositivo de seguridad, el expresidente del Gobierno no perdió la costumbre de practicar deporte en el inicio del día después de dejar el palacio de La Moncloa por el hotel Gran Sol de la capital alicantina, ubicado en un lugar preferente a orillas del Mediterráneo. El que fuera líder del PP se incorporó el pasado 20 de junio a su plaza de registrador de la Propiedad en la vecina localidad de Santa Pola. Este jueves logró el traslado a Madrid, donde su familia ha continuado viviendo los 36 días que ha durado el periplo de Rajoy en el puesto de trabajo que logró cuando ganó una oposición cuando apenas contaba con veinticuatro años.

Rajoy se ha hecho con una vacante en el Registro Mercantil ubicado en el número 44 del Paseo de la Castellana. Cambiará, pues, su tranquila ubicación en un pueblo marinero de 33.000 habitantes por el bullicio de la capital de España.

El que fuera presidente del Gobierno tenía un horario flexible en Santa Pola, toda vez que sus funciones variaban dependiendo del número de expedientes que debía validar. Lo que no cambiaban eran sus costumbres. Los días que estaba en la localidad alicantina pernoctaba en el hotel Gran Sol, como ya había hecho en su primer periplo en su plaza de registrados entre los años 1987 y 1989.

Rajoy solía almorzar en el restaurante «Batiste», situado a escasos trescientos metros de su puesto de trabajo. Pese a contar con un «Telepizza» y un restaurante asiático junto al Registro, el exlíder del PP optaba por «Batiste», destacado por su carta de arroces y mariscos de la zona. El local, que difundió a través de sus redes sociales las visitas de Rajoy, ofrece menús cerrados con precios que oscilan entre los treinta y los 45 euros. Rajoy también tomó algún que otro pincho en la Cervecería «La Sal», que alardea de servir la «mejor torilla de patatas de Santa Pola».

Imagen de Rajoy tomada a la entrada del Registro de la Propiedad de Santa Pola
Imagen de Rajoy tomada a la entrada del Registro de la Propiedad de Santa Pola - JUAN CARLOS SOLER

Rajoy ha ocupado durante el último mes una amplia oficina acristalada desde la que se divisan decenas de barcos y, al fondo, la isla de Tabarca. Ahora cambiará las vistas al mar por las del Paseo de la Castellana.

El expresidente del Gobierno empleaba el AVE para desplazarse desde la capital de España a la estación de Alicante, donde un coche le llevaba hasta Santa Pola. Con su cambio de destino evitará el tren y podrá volver a residir con su mujer, Elvira Fernández Balboa «Viri», y sus hijos, Mariano y Juan, en la residencia familiar situada en una urbanización de la localidad madrileña de Aravaca.