ABC  Roque Moreno y Antonio Amorós, en una imagen de archivo
ABC Roque Moreno y Antonio Amorós, en una imagen de archivo

La «vieja guardia» del PSOE relega a los renovadores en la Diputación

D. MARTÍNEZ/A. RICAALICANTE. La oposición socialista en la Diputación de Alicante vuelve a sus orígenes. Con el regreso del ilicitano Antonio Amorós a la portavocía, adelantado por ABC el pasado 26 de

D. MARTÍNEZ/A. RICA. ALICANTE.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La oposición socialista en la Diputación de Alicante vuelve a sus orígenes. Con el regreso del ilicitano Antonio Amorós a la portavocía, adelantado por ABC el pasado 26 de abril, la «vieja guardia» de los socialistas en la institución provincial ha tomado de nuevo el mando del grupo, para relegar a los «renovadores» a un segundo plano.

Tras su pugna con Amorós el 27-M, el secretario local del PSOE de Alicante, Roque Moreno -que hoy ejercerá por última vez como portavoz provincial, al relevar a Etelvina Andreu en el Ayuntamiento- trató de impulsar la presencia de los nuevos diputados, como la oriolana Antonia Moreno -a la que nombró adjunta-, mientras su predecesor y ahora sucesor hallaba acomodo como presidente del grupo, para cerrar en falso la crisis.

Con el nuevo relevo al frente de la oposición, Amorós ha aprovechado el malestar de los citados «renovadores» -la propia Antonia Moreno renunció a seguir como adjunta- para volver a promocionar a los históricos de la oposición provincial. Así, se ha rodeado de la «vieja guardia» del grupo para cerrar las puertas al relevo generacional -con la excepción de Roque Moreno, que ejercerá de presidente de grupo «testimonial», al centrarse en su nueva tarea en el Consistorio-.

La renuncia de la diputada oriolana -que amagó con postularse como relevo de Moreno antes de que se cerrase la sucesión-, en realidad, ha facilitado el control del grupo a Amorós. Así, el ilicitano contará con diputados de su estricta confianza, como la jijonenca María Teresa Carbonell -quien, no obstante, ejerció de portavoz de los diputados «rebeldes» al inicio de la pasada legislatura, también en nombre de la «renovación»-.

Amagos de ruptura

Carbonell ocupará la vacante de Antonia Moreno, y se situará como portavoz adjunta de Amorós. Así, ambos dirigirán la acción política del grupo, dado que el nuevo portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Alicante destinará sus esfuerzos al grupo municipal.

Junto a la jijonenca, Amorós ha promocionado a José Antonio Mirete (Benejúzar) como coordinador. Asimismo, otro «histórico» del PSOE provincial, Jaume Pascual (Alquería de Aznar), ejercerá de secretario del grupo. La propuesta, pese a los amagos de ruptura del sector «renovador», fue registrada ayer con la firma de los trece diputados que integran el grupo socialista en la Diputación.

Así, tal como recordó ayer el propio Moreno, el relevo al frente de la oposición provincial se ha certificado por «unanimidad» en los dos trámites: la elección del portavoz, y la del equipo que le acompañará en la dirección. Respecto a las amenazas de ruptura expresadas por el sector crítico, el presidente del grupo provincial recordó que, en su momento, el nombramiento de Amorós recabó un apoyo unánime.