Manifestación en repulsa por la agresión sexual múltiple en Callosa d'en Sarrià, este lunes - JUAN CARLOS SOLER/ Vídeo: ATLAS
Callosa d'en Sarrià

Un vídeo de «la manada» de Alicante revela una cuarta agresión sexual

Aconsejan no enseñar la otra grabación a la víctima de Nochevieja para no traumatizarla y la Guardia Civil pide un informe toxicológico por si le dieron burundanga

CALLOSA D'EN SARRIÀActualizado:

La inspección del móvil de uno de los cuatro miembros de «la manada» de Alicante ha revelado otra posible agresión sexual grabada en vídeo a una mujer, que también presentó denuncia contra este joven, según fuentes de la investigación. De esta forma, con las otras dos supuestas víctimas del grupo de Callosa d’en Sarrià, en total se trata de esclarecer al menos cuatro casos similares.

El abogado de la joven de 19 años de la que abusaron presuntamente en la pasada Nochevieja en un sótano, Francisco González Fernández, ha explicado que recomendó a sus familiares que no le enseñen el vídeo con imágenes «repugnantes» que grabaron con ella para evitar traumatizarla, ya que ella no recuerda nada de lo sucedido, no tiene las imágenes en la mente, aunque sí sabe lo que ocurrió.

[«Miedo a salir de noche», por Ferran Garrido]

De hecho, esta filmación resulta tan elocuente como prueba, que el letrado confía en que la instrucción del caso no se demore mucho, además, porque el juzgado número 4 de Villajoyosa donde ha recaído este caso se ha creado recientemente y no acumula demasiado trabajo.

Prisión, 15 años

Cuando llegue a juicio en la Audiencia de Alicante, como acusación particular pedirá que se les responsabilice de agresión sexual completa con penas de no menos de 15 años de prisión, anticipó González, quien también subrayó que en el vídeo se aprecia claramente que la víctima opuso resistencia sin éxito y también que estaba narcotizada.

Este dato quedará aclarado en unas semanas, puesto que la Guardia Civil ha solicitado un informe toxicológico para determinar si se suministró alguna droga a la joven de 19 años, tipo burundanga, para anular su voluntad y que no se diera cuenta de nada, según han señalado fuentes de la investigación.

Una joven con una pancarta durante la concentración
Una joven con una pancarta durante la concentración - JUAN CARLOS SOLER

Los cuatro detenidos -que tienen entre 19 y 24 años de edad y son españoles de origen ecuatoriano- permanecen en prisión provisional comunicada y sin fianza en los centros penitenciarios de Fontcalent y Villena, acusados uno de ellos de agresión sexual, otros dos de abusos y el cuarto de un delito contra la intimidad.

[Buscan a dos hombres por intentar violar a una trabajadora de un hospital de Alicante]

Unas trescientas personas se manifestaron este lunes en la plaza Mayor de Callosa d’en Sarrià y corearon «¡Basta ya!», entre aplausos que se prolongaron varios minutos, en repulsa por este nuevo episodio de violencia de género, convocados por el Ayuntamiento. Asistieron el alcalde, Pep Saval, concejales y representantes políticos locales de varios municipios de la comarca, así como la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, y el secretario autonómico de Inclusión e Igualdad, Albert Ibáñez, entre otros.

Kyle Cameron
Kyle Cameron- JUAN CARLOS SOLER

«No es un problema de mujeres, es un problema de personas, porque todos somos iguales ante la Constitución y no merecemos el trato que algunos no están dando», subrayó en su intervención ante los manifestantes Margarita Luján, presidenta de la asociación Mujeres con Voz, que mostró varias pancartas de protesta durante esta concentración.

Entre los manifestantes en Callosa de en Sarrià, algunos antiguos compañeros de los agresores del Instituto de Secundaria Fernando Llopis, que les reconocían en las fotos suyas difundidas por Twitter. Otros, como Kyle Cameron, de 21 años, no daba crédito: «Es gente que conocemos, es un pueblo pequeño, y esto no tiene explicación».

Coincidía en su opinión de que faltan «medidas más drásticas» contra los culpables de estos casos con una jubilada que minutos antes caminaba lentamente con un andador: «Los cogen y salen al poco tiempo, por buena conducta». Otras dos mujeres se declaraban «indignadas» por el sufrimiento de la joven. «No tiene una mujer libertad ni para salir de casa», lamentaron.