Un vídeo denuncia que en otras playas se permiten eventos que se prohiben en Valencia

ABC|VALENCIA
Actualizado:

Un vídeo compara la situación de las playas de Valencia respecto a la otras ciudades donde se celebran acontecimientos deportivos y espectáculos de fuegos artificiales y donde los chiringuitos están sobre la arena y a pocos metros del mar.

Con esta proyección se denuncia "con hechos y claridad la situación de arbitrariedad, sectarismo y discriminación a la playa de Valencia por parte del Gobierno", según denunció la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quien exigiá a la Administración central "el mismo trato" que a otras ciudades respecto a las playas y la "misma flexibilidad" en la interpretación de la ley de Costas y defenderán la celebración de actividades tradicionales sobre la arena como los castillos de fuegos artificiales.

El video muestraimágenes de playas de Murcia, Cádiz, Vilanova i la Geltrú o Benicassim, donde se celebran actividades deportivas en las playas, sustentadas con soportes publicitarios, sin que se haya impuesto ni una sola multa. Por el contrario, en los últimos años, Valencia ha tenido que pagar la cantidad de 117.000 euros por 7 multas por utilizar la publicidad en acontecimientos deportivos similares.

Asimismo, en la proyección también se hace referencia a acontecimientos tradicionales, amenazados desde el Gobierno como ya ocurrió durante las fiestas de Fallas con la mascletà napolitana, y que se extienden a los castillos de la Fira de Juliol o el tradicional Festival de Cometas. Por el contrario, se observa cómo festejos con abundante pirotecnia se celebran sin problemas en numerosas localidades como es el caso de Sanlúcar de Barrameda, Málaga, Bayona o Gijón.

Finalmente, el montaje audiovisual se centra en los chiringuitos de playa, que en el caso de Valencia son restaurantes con terrazas, construcciones sólidas sobre el paseo marítimo o tras él, y en ningún caso sobre la arena, como sí se permiten sin problemas en otras tantas poblaciones que se pueden observar en el video, como ocurre en las playas de Matalascañas, Estepona, Barcelona o Marbella, entre otras.

Este agravio pone de relieve el “el ensañamiento y la persecución hacia Valencia y sus playas”. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat han presentado hoy una serie de acciones para denunciar y luchar contra el "ataque directo y sin precedentes" y el "agravio constante" del Gobierno a las playas de Valencia por negar licenciasa los chiringuitos y prohibir castillos y torneos deportivos.

Entre estas medidas, han reclamado las dimisiones de la Jefa de la Demarcación de Costas en Valencia, Lidia Pérez, y de la Directora General de Costas, Alicia Paz, así como una "reunión urgente" con la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y con el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, han anunciado estas medidas después de reunirse con representantes de los hosteleros y organizadores de acontecimientos deportivos afectados por la ley de Costas y han insistido en que trabajan "conjuntamente" con el respaldo de la sociedad valenciana.

Se trata de actuaciones "en defensa de una playa con vida que está sometida a todo tipo de agravios por parte del Gobierno",

En este sentido, Barberá ha recordado que en un principio se prohibió la mascletá napolitana y no tienen permiso para los castillos de la Feria de Julio ni para el Festival de Cometas, la Fiesta de la Juventud en Pinedo o el desembarco de Moros y Cristianos en la Malvarrosa, entre otras actividades.

"Nos han negado la trasferencia en materia de costas, entorpecen nuestra actividad económica, prohíben celebraciones tradicionales y deportivas y nos imponen multas", se ha quejado Barberá .

Ayuntamiento y Generalitat también han decidido propiciar el trabajo conjunto de la administración local y autonómica y los sectores implicados en un plan "por una playa con vida que garantice la sostenibilidad y el futuro".

Igualmente remitirán al MARM las más de 60.000 firmas de apoyo que han recogido los hosteleros en defensa de los chiringuitos y reclamarán a la Dirección de Costas las autorizaciones y lasprórrogas correspondientes.