¡Verde, que te quiero verde!

¡Verde, que te quiero verde!

Carolina Punset
Actualizado:

EN Altea se celebra este fin de semana la segunda edición de Ecoaltea, una gran feria ecológica con mas de 100 actividades gratuitas para disfrutar en familia. El año pasado esta feria despertó un interés inusitado con más de 10.000 visitantes . Lo significativo es que ese éxito no fue un hecho aislado, sino que representa una tendencia ascendente de todo «lo verde».

Ya sabemos que hay mucho escéptico que se empeña en negar el cambio climático aunque se le derrita el polo norte bajo los pies. Pero muchos otros ciudadanos, de todo tipo de ideología política, asisten preocupados al proceso de destrucción de nuestro entorno y se sienten impotentes porque no saben lo que se puede hacer.

Lo que todos intuimos es que proteger nuestro hábitat es posible y depende únicamente, de la voluntad política de nuestros gobernantes.

Por eso en las elecciones europeas los ciudadanos reaccionaron y han apoyado a los partidos verdes, subiendo en el Reino Unido, en Alemania y arrasando en Francia con un 16% de los votos donde han igualado a los socialistas.

En España permanecemos de momento ajenos a esta revolución verde porque aquí el movimiento ecologista persiste en su intento de presentar decenas de candidaturas por separado, la mayoría de ellas impregnadas de cargas ideológicas que poco tienen que ver con la ecología.

Lo verde, de momento, es usado como un comodín que da buena imagen para adornar distintas siglas políticas.

Para que Los Verdes despeguen en nuestro país haría falta que se presenten unidos y sin otros aditivos ideológicos. Solo así podrán ampliar su base de votantes lo suficiente para poder influir de una vez en las decisiones políticas que atañen directamente a nuestra propia supervivencia.

AIRE FRESCO