Guillem Bertomeu - LLETRAFERIT

Verano de altas temperaturas

«Los socialistas valencianos se enfrentan a unas semanas internas a cara de perro»

Guillem Bertomeu
Actualizado:

Parece que va a ser un verano caliente políticamente hablando. Acaba de salir en prensa que los populares van a comerse otro marrón “heredado” del Congreso que se realizó en Feria Valencia, allá por 2008, donde fue reelegido Mariano Rajoy. Un regalito de más de medio millón de euros, donde el Juzgado de 1ª Instancia de Madrid ha condenado en costas a la formación política.

También sube la temperatura con el “cibermediático y tuitero” consejero de CVMC Rafa Xambó, cuyos insultos y extravagancias escatológicas de 140 caracteres en las redes sociales han llegado incluso a las Cortes Valencianas, donde la formación de Ciudadanos, a través de Toni Subiela, ha pedido su destitución por “injurias e insultos”. Curioso que un consejero de un Medio de Comunicación destaque por su mala educación pero también que se le defienda desde el organismo, a través de su presidente, como “libertad de expresión”. Aún no emite la nueva tele valenciana y ya huele a ideología y a relativismo moral.

También suben las temperaturas estivales en Ciudadanos, donde su grupo en las Cortes se desmorona, y cuatro de sus diputados se pasan al grupo mixto. Eso sí, siguiendo la máxima en política, que aquí nadie dimite ni deja el acta, que aquí los eligió el pueblo valenciano a ellos nominalmente porque lo valen. Y mientras los “cuchillos” van y vienen en la formación de Rivera, donde su líder intenta dar una imagen nacional, en sus estructuras locales y regionales tienen un buen lío montado.

Los socialistas valencianos, por su parte, se enfrentan a unas semanas internas a cara de perro. Con una ejecutiva nacional no respaldada por cerca del 30% de la militancia y con el “miedo” a una bicefalia dentro del PSPV, con Ximo Puig como presidente de la Generalitat Valenciana, pero no dominando el aparato de Blanquerias. Rafa García, alcalde de Burjassot, se ha lanzado al escenario, supuestamente apoyado por Sánchez y Ábalos y ahora toca convencer al militante. El partido estará divertido.

También es verano para Compromís, y su termómetro también sube. A nivel educativo el conseller Marzá ha vuelto a chocar con la justicia y el TSJCV le ha vuelto a paralizar su decreto de plurilingüismo, rechazando el recurso presentado por la Generalitat. Por otra parte Ribó y Oltra cada vez que hablan hacen que suba el pan en el mundo fallero una de las “picas en Flandes” en esta legislatura. Y Ribó ha vuelto a hacer un Ribó, frente a los problemas ni está ni se le espera,…..y podríamos seguir con las movilizaciones de los vecinos del Cabanyal, que lamentan que en los dos años de tripartito en Valencia el barrio se ha degradado a marchas forzadas.

Guillem BertomeuGuillem Bertomeu