Las denuncias a ciclomotores se han reducido este año en las Fallas. Israel García

El vandalismo se redujo en las fiestas josefinas casi un 18% respecto a 2001

El civismo ha aumentado entre los valencianos y los turistas que visitaron la ciudad durante las Fallas, lo que ha redundado en beneficio del mobiliario de la capital del Turia. En total se estima que se ha reducido en un 17,26 por ciento el vandalismo y los daños se elevan a más de 56.000 euros.

MANUEL CONEJOS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VALENCIA. La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valencia, María Jesús Puchalt, se felicitó por la gran tarea que han realizado los servicios de limpieza en la noche de la «Cremà» que ha permitido transformar la ciudad en apenas unas horas.

Puchalt destacó que más de mil operarios trabajaron durante esa noche (más del doble de un día habitual)para recoger un total de 2.546 toneladas de residuos en la vía pública -112 toneladas más que el año pasado-. Este aumento se ha debido al reparto masivo de publicidad y al aumento de los bailes de disfraces en las comisiones falleras.

Hasta el 24 de marzo

Las tareas de limpieza extraordinarias se prolongarán hasta el próximo día 24 de marzo para recuperar totalmente la ciudad antes de los actos programados para la Semana Santa, lo que supondrá un desembolso de 395.154 euros.

La edil de Medio Ambiente se refirió también a los actos vandálicos que se han reducido en un 17,26 por ciento, aunque los daños han ascendido a 56.240 euros (más de 9 millones de pesetas).

En concreto, los desperfectos causados han afectado a los sistemas de riego (10.742 euros), mobiliario urbano como papeleras y contenedores (14.250), vegetación (29.550) y obra civil (más de mil euros).

Más de 500 papeleras

Un total de 506 papeleras resultaron dañadas, de las 12.111 que hay instaladas en la vía pública, lo que supone un 4,18 por ciento (casi un 3 por ciento menos que el año pasado). De los 11.557 contenedores que hay en Valencia, un total de 96 resultaron dañados, lo que supone un porcentaje del 0,65 por ciento (un 1 por ciento menos que el año pasado).

Puchalt destacó que los nuevos modelos de papeleras instalados «han ayudado a que se disminuya el vandalismo, ya que se integran más en el paisaje urbano y no destacan tanto como las que tenían la tapa verde o naranja».

Las zonas de la ciudad donde mayor concentración de suciedad se ha registrado ha sido en el barrio del Carmen (plaza de la Virgen, Caballeros, Bolsería o Tossal); en la calle Blanquerías; en el barrio de Ruzafa (calle Sueca, Cuba o Literato Azorín); en la calle Jacinto Benavente; en la calle Archiduque Carlos-Chiva; en la avenida de Aragón; en la calle Ramón Gordillo; en la calle Gorgos; en los jardines de Viveros y en la calle Polo y Peyrolón.

Los daños en zonas verdes han sido destacables en setos, rosales, plantas de flor, dos palmeras y arbustos diversos, aunque no han llegado a los niveles de años pasados, gracias a las tareas de los servicios municipales las jornadas previas, con vallados y otros elementos de protección.