El pesquero, a su llegada al puerto de Santa Pola, este viernes
El pesquero, a su llegada al puerto de Santa Pola, este viernes - EFE
Alicante

«Valientes»: la calurosa bienvenida en Santa Pola al pesquero que rescató a los inmigrantes en Libia

El patrón lamenta que el parón les perjudicó para faenar la quisquilla y reitera sus críticas a la actuación del Gobierno en la emergencia

ALICANTEActualizado:

La tripulación del pesquero español que rescató a un grupo de inmigrantes en aguas de Libia ha sido recibida con una calurosa bienvenida por sus paisanos en de Santa Pola, a su regreso a casa tras semanas faenando en alta mar. El barco Nuestra Madre Loreto acogió durante diez días a bordo a una docena de personas.

Con una gran pancarta con las banderas de la Comunitat Valenciana y España y el lema "Bienvenidos a casa. El pueblo está con vosotros", al grito de "valientes" decenas de familiares, amigos y vecinos les han recibido con aplausos, confeti y a ritmo de batucada.

Los marineros han bajado a tierra emocionados y han abrazado a sus seres queridos, como el patrón, Pascual Durá, a su esposa, Jesica, antes de saludar a sus padres, José Durá (armador del barco) y Josefa Irlés, además de amigos, conocidos y vecinos.

Allí estaban la alcaldesa, la socialista Yolanda Seva, y también el secretario autonómico de Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero.

El patrón ha relatado a los periodistas que no se considera un "héroe" -"eso se lo dejamos a SuperLópez", ha puntualizado con un guiño- y ha insistido en que "sin ninguna duda" volvería a rescatar a los migrantes porque se trata de "un acto de humanidad".

Ello pese a la "odisea" que padecieron ya que durante diez días los 12 rescatados estuvieron a bordo sin saber su futuro hasta que las autoridades de Malta se hicieron cargo cuando empezaban a escasear los víveres, combustible y algunos migrantes empezaban a presentar problemas de salud.

Durá ha recordado que "el momento más complicado" fue cuando pensaron que no había solución para hacerse cargo de los migrantes y decidieron "volver a Santa Pola o a algún puerto español por la situación límite".

De la actuación del Gobierno español, ha opinado que "lo ha hecho muy mal, desastroso" ya que pasaron "diez días innecesarios y había barcos que podían haberse hecho cargo" a beneficio de unas personas que ni siquiera tenían calzado.

Afortunadamente, ha proseguido el patrón, "recularon, trabajaron un poco y los llevaron a Malta".

Uno de los tripulantes se abraza a un familiar
Uno de los tripulantes se abraza a un familiar - EFE

Durá, que ha expresado el pésame por los últimos marineros fallecidos en Galicia, ha manifestado que la tripulación está ya "tranquila por estar en casa" y ha agregado que "ahora toca descansar y pasar unas Navidades especiales con la familia".

La faena de la quisquilla "ha ido regular" precisamente por el parón a causa del rescate de los inmigrantes, pero Durá ha continuado que "da igual si ha habido pérdidas porque hay que ser humanos".

También ha confesado que la convivencia en el barco durante los diez días resultó "dura" aunque ha precisado que los rescatados "se han portado bien".

La alcaldesa de Santa Pola, Yolanda Seva, ha calificado a Durá de "héroe" y ha expresado la alegría y "orgullo" de la villa marinera "con sus pescadores".

Condecoraciones

"Teníamos muchas ganas de que volviesen. Es un día importante para Santa Pola", ha recalcado antes de informar de que el pleno municipal del 4 de enero otorgará a los tripulantes la insignia de plata de la población y un diploma, al tiempo que espera que la Generalitat Valenciana acepte la propuesta de concederles la alta distinción autonómica y la medalla al Mérito del Trabajo.

El regreso del Nuestra Madre Loreto ha coincidido con la tradición en Santa Pola desde la posguerra de entregar a los niños un cartucho lleno de caramelos ('día del cartucho'), y la alcaldesa no ha dudado en regalar uno a cada uno de los marineros.

El Nuestra Madre Loreto regresa a su puerto de origen tras faenar durante las últimas semanas la quisquilla en la zona de Sicilia y protagonizar este rescate que acaparó durante 10 días la atención de la opinión pública ante el bloqueo para desembarcar a los migrantes.

La acción humanitaria tuvo lugar el 22 de noviembre cuando una patrullera libia localizó dos pateras que se hallaban próximas al pesquero y tres de los inmigrantes subieron a bordo del barco alicantino por sus propios medios y otros nueve se tiraron al agua.

La patrullera libia se llevó a la costa a las personas que continuaban en las pateras y dejó en el mar a los que se habían arrojado al agua, quienes fueron rescatados por el Nuestra Madre Loreto.

Los migrantes estuvieron a bordo hasta que, el pasado 2 de diciembre, una patrullera de Malta los trasbordó y los acercó a tierra.