Imagen de archivo de dos agentes de la Policía Nacional
Imagen de archivo de dos agentes de la Policía Nacional - JUAN CARLOS SOLER

ValenciaLa directora de una residencia de ancianos se lleva a un interno a vivir a su casa para estafarle 69.000 euros

La detenida realizó transferencias por un importe de 57.000 euros desde la cuenta de la víctima y solicitó un préstamo de 12.000 euros a nombre de ésta

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nuevo caso de estafa a ancianos, con el agravante de que en esta ocasión la detenida es directora de la residencia en la que estaba internada la víctima, que está acusada de un fraude por un monto de 69.000 euros (57.000 en transferencias bancarias y 12.000 por la solicitud de un préstamo).

La Policía Nacional ha esclarecido el caso con la detención en una localidad valenciana a una mujer española de 44 años como presunta autora de un delito de estafa y de usurpación de identidad.

De acuerdo con la información facilitada por la Policía Nacional, la sospechosa, directora de una residencia de ancianos, «habría realizado transferencias desde la cuenta de uno de los internos del centro, así como solicitado un préstamo a nombre de éste, todo ello sin el consentimiento de la víctima».

Sin explicaciones a la familia

Las investigaciones se iniciaron al tener conocimiento la Policía Nacional que dos personas de avanzada edad habían desaparecido de una residencia de la provincia de Valencia, al no encontrarlas sus familiares cuando fueron a visitarlas. En un principio el personal de la residencia no les dio explicación alguna, según las mismas fuentes.

Los agentes localizaron a los dos ancianos y averiguaron que se encontraban en buen estado de salud y en una vivienda, propiedad de la directora del centro, donde habrían sido trasladadas. Las víctimas estaban asistidas en el citado domicilio por personal de la propia residencia.

Los agentes comprobaron que una de estas personas de avanzada edad podría haber sido víctima de una estafa y usurpación de identidad, tras detectarse desde su cuenta bancaria transferencias realizadas en un período de diez meses, por un importe superior a 57.000 euros, así como la solicitud de un préstamo de 12.000 euros a su nombre. Según la Policía Nacional, el afectado desconocía cómo se habían efectuado dichos movimientos.

Los policías averiguaron que la directora del centro donde estaba interno el anciano habría realizado dichas transferencias y solicitado el préstamo, todo ello sin haber recibido, al parecer, autorización de la víctima. El dinero transferido iba destinado a una cuenta cuyo titular presuntamente sería el hijo de la directora, quien figuraba en la empresa propietaria de la residencia como administrador.

La detenida, con antecedentes policiales, ha sido puesta en libertad tras ser oída en declaración, no sin antes advertirle de su obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando fuera requerida para ello.