Imagen de archivo de unos agentes de la Policía Nacional
Imagen de archivo de unos agentes de la Policía Nacional - JUAN CARLOS SOLER

ValenciaDos agentes de la Policía Nacional salvan la vida a un bebé que no respiraba por un cuadro de fiebre

Los policía acudieron al domicilio alertados por el padre del menor y lo trasladaron a un hospital donde recobró las constantes vitales

VALENCIAActualizado:

Nueva gesta del Cuerpo Nacional de Policía que ha salvado la vida a un bebé que no presentaba signos vitales en su domicilio de Valencia. Dos agentes de la Policía Nacional atendieron la noche del domingo a un menor de 19 meses que estaba inconsciente y no respondía, tras al parecer sufrir un pico de fiebre mientras lo bañaba su madre y del que no se recuperaba. Los agentes, al observar el estado crítico del bebé, los trasladaron de inmediato a un centro hospitalario, donde los médicos pudieron estabilizarle.

Según ha informado la Jefatura Superior de Policía de la Comunidad Valenciana, los hechos ocurrieron pasadas las diez de la noche cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que las patrullas más cercanas a un domicilio se dirigiesen hasta allí, ya que un padre había llamado comunicando que su hijo pequeño estaba inconsciente y sin signos vitales.

Los policías se dirigieron rápidamente al lugar y localizaron en el interior del portal a un hombre y a una mujer "muy nerviosa y asustada", con un niño de poco más de un año envuelto en una manta, con los ojos abiertos, sin reaccionar y con el cuerpo inmóvil.

Los agentes decidieron trasladar al hospital más cercano en el vehículo policial a los padres con el bebé, dando aviso a la Sala del 091 para que alertara al centro de la inminente llegada de un bebé que no respiraba.

Además otro indicativo que estaba acudiendo al lugar fue avisado para que les acompañara en el trayecto hasta el hospital para facilitar el desplazamiento. Los agentes, en dos minutos, llegaron al hospital donde les esperaban varios médicos que se llevaron al bebé al box de críticos.

Los policías se quedaron con los padres y a los pocos momentos oyeron el sollozo del bebé que, tras ser estabilizado, quedó ingresado en la UCI pediátrica en observación.

La madre estaba bañando a su hijo de 19 meses cuando "de forma sorpresiva" comenzó a convulsionar, perdió la conciencia y adquirió un color azulado, dejando de respirar. La madre trató de realizar una reanimación cardiopulmonar pero el niño no respondía avisando al padre que estaba en el domicilio y éste llamó inmediatamente al 091.

Una de las doctoras que atendió al menor manifestó a los agentes que gracias a su rápida intervención se había podido salvar su vida, según la Jefatura.