Freda Jackson - Lancashire Telegraph

Una turista británica se queja de que sus vacaciones a Benidorm han sido arruinadas por haber «demasiados españoles»

Freda Jackson asegura haber llorado al final de su viaje a Benidorm, que reservó a través de la agencia de viajes Thomas Cook el pasado mes de mayo

Actualizado:

«Demasiados españoles»: Esa es la razón por la que Freda Jackson, una turista británica de 81 años, se queja de que sus vacaciones a Benidorm fueron arruinadas. Según ella, la gente de España debería elegir otro destino para sus vacaciones.

Jackson es pensionista y sufre problemas de movilidad. Asegura que el hotel el que se alojaba estaba lleno de nativos groseros que estuvieron cerca de tirarla al suelo en más de una ocasión.«El hotel estaba plagado de españoles de vacaciones que nos ponían de los nervios porque eran demasiado groseros», afirma la asistenta de Jackson.

«Un día, un chico español casi me tira al suelo, y se marchó sin disculparse», explica Freda Jackson. «El entretenimiento del hotel estaba enfocado y atendido por españoles. ¿Por qué no pueden irse a otro sitio de vacaciones?», añade.

Jackson reservó una estancia con un amigo en Poseidón Playa, situado en las afueras de Benidorm, al sudeste de España. La pensionista dice que la agencia Thomas Cook recomendó el hotel y le aseguró que no tenía que preocuparse por el acceso al mismo.

«Nunca antes me había quejado de unas vacaciones, pero estas fueron un desastre desde el principio hasta el final», asegura. Ella y su amigo pagaron 1.133 libras por el viaje, y solicitan el reembolso completo. Jackson defiende que intentaron ir a un sitio plano debido a sus problemas de movilidad, pero en el hotel les situaron en la planta 42, aunque afortunadamente más tarde les trasladaron a la segunda.

La británica explica que no había nadie en el hotel a quien poder quejarse, por lo que recurrió a escribir directamente a la agencia de viajes Thomas Cook. En un principio, los representantes de la agencia ofrecieron a Jackson y a su amigo un cheque de 75 libras en vacaciones por las molestias causadas. Ellos lo rechazaron, y la oferta ascendió a un cheque por valor de 566 libras. Freda Jackson y su acompañante todavía no han decidido cuál es su respuesta.

«Debido a un error del sistema, la Sra. Jackson no fue informada del cambio en su vuelo hasta seis días antes de la partida. Sentimos mucho las molestias que esto ocasionó y estamos trabajando para asegurarnos de que no vuelva a suceder. Le hemos ofrecido a la Sra. Jackson y su acompañante de viaje un gesto de buena voluntad para tratar de arreglar las cosas, y esperamos que ella acepte», ha sido el mensaje de Thomas Cook.