La diputada de Compromís Mireia Mollà interviene este jueves en las Cortes
La diputada de Compromís Mireia Mollà interviene este jueves en las Cortes - ROBER SOLSONA
Debate de política general

El tripartito pacta las demandas sobre financiación pero choca en el vaciado de las diputaciones

El PSPV vota en contra de modificar las competencias de las corporaciones provincias

Podemos se achanta con su propuesta clave sobre la tasa del azúcar, aunque la introducirá en los presupuestos

VALENCIAActualizado:

Los partidos que sustentan el Gobierno valenciano (PSPV, Compromís y Podemos) han llegado finalmente a un acuerdo para aprobar su propuesta de resolución «estrella» del debate de política general. El texto inicial incluía varios puntos en los que se pedía iniciar urgentemente la negociación política para un nuevo sistema de financiación autonómico contando con una propuesta del Ejecutivo central y medidas transitorias en el presupuesto de 2019 para la mejora financiera de la Comunidad Valenciana junto con más inversiones. También que el Estado asuma la deuda histórica y un rechazo del límite de déficit del 0,1% del PIB para aumentarlo al 0,3%, precisamente un posicionamiento que enfrentó agriamente a los socialistas y a la coalición el pasado agosto al considerar esta última que era insuficiente.

Tras el debate de las últimas horas, también Podemos ha acabado apoyando la propuesta pero con la inclusión de un matiz: iniciar urgentemente, antes de 2019, la negociación política para el cambio del modelo.

Las formaciones del Pacto del Botánico han llegado igualmente a un acuerdo en otro de los textos que podía crear más polémica, como es el de la tasa sobre el azúcar presentado por Podemos. En él abogaban por «combatir la obesidad» con la implantación de esta tasa, que sería finalista, «para dar cumplimiento a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud».

El dinero recaudado proponían que se destinara a programas de salud y alimentación en su vertiente de promoción de la salud, prevención de la obesidad y de los trastornos de la conducta alimenticia, potenciando los recursos actuales dentro de la estrategia del plan de salud de la Comunitat Valenciana. Además, pedían realizar un seguimiento y evaluación de las consecuencias en salud de la implantación de la tasa.

Grupo de Podemos en las Cortes
Grupo de Podemos en las Cortes - ROBER SOLSONA

Tras las conversaciones con sus socios, ha cedido con una rebaja de las pretensiones y el planteamiento ha quedado únicamente en la realización de un estudio «sobre la necesidad y oportunidad de la entrada en vigor de un impuesto finalista para las bebidas azucaradas desprovistas de aportación alimentaria con el objetivo de reducir su consumo».

La formación morada también ha optado por renunciar en este debate a dos de sus «batallas» más conocidas, como son la implantación de una tasa turística y el sistema de retorno de envases (SDDR). Aun así, alguna de ellas (como la del azúcar) sí que está previsto que se presenten de cara a la negociación de los presupuestos de 2019 que arrancará próximamente.

El PSPV vota contra el vaciado de las diputaciones

Aunque en la mayoría de propuestas se ha llegado a consenso entre las tres fuerzas políticas de izquierdas, el choque se ha producido en cuestiones como el vaciado de las diputaciones. La propuesta partía de Podemos y en ella se defiende «la aprobación de unas medidas urgentes que incorporen los presupuestos de las corporaciones provinciales a la Generalitat, establezca competencias claras y permita, por fin, acabar con la asignación de obras a dedo sustituyéndolas por criterios objetivos y claros».

Pese a que ha contado con el apoyo de Compromís -porque, explican, es algo que ya se encuentra reflejado en el Estatuto de Autonomía-, el PSPV se ha desvinculado y ha votado en contra. Su portavoz, Manolo Mata, ha señalado que debe haber una reforma constitucional para que las competencias de las diputaciones se puedan gestionar según los intereses de cada comunidad autónoma, en lugar de usar la vía del Estatuto, y que éstas son instituciones saneadas económicamente, por lo que no se ganaría «nada» con esa propuesta.

Podemos tampoco ha quedado especialmente contento en materia de Vivienda ni de Urbanismo. Su texto para instar al Consell «a acelerar la compra de viviendas a particulares para ampliar el parque público y facilitar así el acceso a vivienda digna en régimen de alquiler asequible» no ha sido aceptado por sus socios. No se ha asumido, del mismo modo, la petición de aplicar una moratoria a proyectos como Puerto Mediterráneo (Paterna), Manhatan (Cullera), el PAI de Portitxol (Xàbia) o el PAI del Grao (València) con el fin de revisarlos. Compromís se ha abstenido mientras los socialistas han votado en contra.