Tres muertes y ningún culpable

A. M. PI | VALENCIA
Actualizado:

Este año se cumple el 20 aniversario del triple crimen de Macastre, uno de los sucesos más misteriosos acontecidos en la Comunidad. El 14 de enero de 1989 tres amigos de entre 14 y 15 años salieron de acampada y eligieron esta localidad valenciana para pasar un fin de semana sin padres. A Rosario Isabel Sayete, Francisco Valeriano y Pilar Ruiz nunca más se les volvió a ver con vida y, aún a día de hoy, se desconoce la identidad de su asesino.

La vida de Rosario, Francisco y Pilar distaba mucho de ser idílica. Los menores pertenecían a familias desestructuradas de Benimámet y Paterna y, en ocasiones, inhalaban benzol, un disolvente de fuerte olor y muy inflamable. Aprovechando que Francisco disponía de un permiso de fin de semana que le habían concedido en el reformatorio, el 14 de enero los muchachos cargaron con sus tiendas de campaña y marcharon al monte de Catadau. Lo que sucedió aquella fría noche de invierno todavía sigue siendo un misterio.

El 19 de enero Rosario apareció muerta en el interior de una caseta de un campesino. Su novio, Francisco, fue hallado cuatro meses más tarde en mitad del monte en avanzado estado de descomposición. El cuerpo de los dos chicos no mostraba ningún signo de violencia así que, en un principio, la policía sospechó que las muertes fueron provocadas por abuso de drogas. No obstante, los restos óseos de Pilar, que no aparecerían hasta el mes de mayo, fueron esclarecedores: la joven sufrió una brutal paliza y fue mutilada con una sierra eléctrica.

Un pie amputado

Restos humanos hallados en la zona meses después de este suceso hacen suponer que Pilar fue asesinada y que sus amigos murieron en extrañas circunstancias.

Al inicio de la investigación, la policía encontró en una calle de Valencia un pie que atribuyeron a Pilar. Meses más tarde, los agentes descubrieron el resto del cuerpo de la joven desmembrado en Turis, a quien además le faltaba una mano. Las amputaciones sólo pudieron ser hechas con una sierra eléctrica.

Los investigadores, desconcertados por el suceso, trataron de arrojar luz a este caso y barajaron dos teorías. La primera es que Rosario y Francisco murieron a causa de una sobredosis y Pilar huyó por miedo a las consecuencias.

La segunda, y la más probable, es que los menores fueron asesinados por un extraño. La pareja podría haber sufrido una muerte lenta, en la que les habrían obligado a tomar drogas, mientras que la tercera chica fue descuartizada.