Imagen del chef de Casa Manolo en Daimús, Manuel Alonso
Imagen del chef de Casa Manolo en Daimús, Manuel Alonso - ABC
Gastronomía

«Hoy en día todos los niños quieren ser cocineros de mayor»

El alicantino Kiko Moya y el valenciano Manuel Alonso protagonizan la muestra gastronómica Dolia en Teulada

VALENCIAActualizado:

La gastronomía, el enoturismo y el arte se dan la mano en el certamen Dolia que, el próximo viernes a partir de las 20 horas, se celebra en el Auditori Teulada Moraira, en la provincia de Alicante. Para esta ocasión, el Auditorio ha querido contar con dos chefs de excepción –y de la tierra– como invitados: Kiko Moya, de L’Escaleta (en la localidad alicantina de Cocentaina) y Manuel Alonso, de Casa Manolo (en Daimús, Valencia). Cada uno con una estrella Michelin. ABC charla con ambos de su participación en Dolia, de su trayectoria y del momento que atraviesa la cocina española.

La participación de Manuel Alonso es la más heterodoxa. «Realizaremos lo que hemos llamado la fusión de dos artes, el trabajo del escultor Quico Torres y el mío, para unir gastronomía y escultura», explica. «Cuando me lo propusieron me pareció muy dispar, ¿qué punto de unión podíamos tener? Pero hablando, vimos que teníamos el mismo concepto del territorio, del mar... yo trabajo a diez metros del Mediterráneo, y Quico también se inspira en el mar para su obra». De hecho, «él trabaja mucho con el mar y yo busco el mar en todos mis platos. Todo mi menú, de 20 platos, está basado en el pescado».

Imagen del Chef Kiko Moya
Imagen del Chef Kiko Moya - ABC

Kiko Moya realizará un showcooking con la uva moscatel y el turrón de Jijona como protagonistas. «Haremos tres platos con esos dos elementos. Algunos están en la carta de L’Escaleta, y otros aún no los hemos presentado. Pero no los usamos solo para el postre, también para el aperitivo e incluso algún plato salado».

¿Por qué la gastronomía está tan de moda? Cada uno tiene su teoría. Para Alonso, «la cocina se ha ido posicionando mediáticamente, sobre todo entre los niños: todos quieren ser chefs, cuando hace diez años todos querían ser futbolistas. Los programas de televisión han metido la cocina en los hogares. Cuando vienen los niños te piden fotos y te hacen preguntas». Moya va más allá: «Los chefs "estrella" han recogido lo mejor de la sociedad, tienen buena imagen, son gente culta... se construye un personaje potente que atrae».Eso sí, «creo que se habla de gastronomía mucho más de lo que se practica, como ocurre con el sexo».

El interés por la cocina discurre en paralelo al buen momento que atraviesa el sector en España, a juicio de estos chefs. «Está en uno de sus mejores momentos, se ha posicionado la inquietud y la oferta», analiza Alonso. «La cocina es un lenguaje universal, y la española es el que más se habla». Moya, por su parte, advierte de la poca atención de los poderes públicos a un sector que genera un enorme impacto turístico: «La alta gastronomía es un motor económico, atraemos a mucho turista gastronómico, y desde el sector público no se apoya lo suficiente», lamenta. «Yo tengo la mano tendida, pero no se escucha al sector».

En cuanto a su receta para el éxito, lo tienen claro. «Sabiendo lo que quieres y dónde vas, el objetivo te lo marcas tú», dice Alonso, quien esgrime que «lo más fácil para mi era seguir haciendo arroces para llevar con mis padres». Moya lo simplifica: «Trabajo, trabajo, trabajo, y escuchar a los clientes. Como en cualquier otro sector».