Fachada de la renacentista de la Lonja de los Canónigos, del siglo XVI, en riesgo de derrumbe - EFE
Cultura

La Catedral de Valencia alertó a la Generalitat en 2014 con dos informes técnicos del riesgo de derrumbe

El cabildo presentó hace cinco años un proyecto de urgencia pero Cultura aduce falta de informes para autorizar las obras

Actualizado:

La Catedral de Valencia -declarada Bien de Interés Cultural (BIC)- corre serio riesgo de derrumbe en una de sus fachadas. El Arzobispado ha dado la voz de alerta ante la «falta de respuesta» de la Generalitat para dar luz verde a un proyecto de urgencia para restaurar la llamada Lonja de los Canónigos, construida en el siglo XVI, presentado en 2014.

De acuerdo con el arquitecto de la Catedral, Santiago Vila, el Cabildo remitió posteriormente dos informes solicitados por la Consejería de Cultura favorables a la intervención sin hallar respuesta.

El daño provocado por una plaga de termitas y las filtraciones de agua en las cuarenta vigas que sujetan el mirador renacentista disparó las alertas. Al respecto, Vila ya advirtió del riesgo de «colapso parcial» de la fachada, donde todas las vigas radiales del siglo XVI permanecen desde hace tres años apuntaladas al estar podridas. El Arzobispado tiene claro que Cultura tendrá que autorizar cualquier intervención porque «es un monumento en peligro de pérdida y puede dañar objetos e incluso personas».

El Cabildo denuncia que la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat es conocedora del problema desde hace cinco años y hace referencia a una decena de reuniones para abordar este proyecto y otros relacionados con la Catedral. La Consejería de Cultura sostiene, por contra, que «no se ha recibido ningún proyecto específico de reparación para actuar sobre las vigas de madera» y se remite a «un proyecto relacionado con esa zona de la Catedral presentado en 2013» y que, a día de hoy, permanece bloqueado al igual que otras tres propuestas más de actuación en la Seo. La Generalitat aduce la burocrática razón de que en el expediente «faltan informes multidisciplinares que justifiquen la autorización».

Un techo apuntalado
Un techo apuntalado- EFE

La fachada afectada por las termitas fue concebida como una tribuna mirador de tres alturas con arcadas abiertas al exterior destinadas a la contemplación de procesiones. La conocida como «Arcada Nova» recae a la Plaza de la Virgen de los Desamparados, uno de los puntos más emblemáticos y de mayor afluencia de turistas de la capital del Turia. El arquitecto de la Catedral alerta de que si cede alguna de las piezas se producirá un efecto dominó y los arcos que envuelven el ábside correrán la misma suerte.

Estudio por georadar

Según Vila, aunque la plaga de termitas está controlada, un estudio realizado mediante georadar en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia aportado al expediente revela que «todas las vigas radiales -de 45 centrímetros de anchura- que sostienen la techumbre de madera se encuentran gravemente afectadas por diversas patologías, principalmente termitas o por el propio pudrimiento derivado de las filtraciones de agua desde las cubiertas».

De hecho, tanto la primera planta como una de las terrazas no se pueden utilizar por su deterioro. La Lonja de los Canónigos fue diseñada en el año 1566 en estilo renacentista por Gaspar Gregori. Consta de tres galerías superpuestas formadas por vanos con arcos de medio punto y carpanel. Según el arquitecto encargado de la conservación de la Catedral, el desplome de las vigas «podría afectar al equilibrio de la fachada, que es muy ligera al contar con gran cantidad de arcos».

El arquitecto de la Catedral de Valencia, Salvador Vila, posa bajo la techumbre de la Lonja de los Canónigos, del siglo XVI
El arquitecto de la Catedral de Valencia, Salvador Vila, posa bajo la techumbre de la Lonja de los Canónigos, del siglo XVI - EFE

La vigas forman parte de un forjado «reforzado por otras vigas metálicas que no se ven», por lo que se desconoce si tienen problemas de humedad, de oxidación o de aumento de volumen por el óxido.

El plan presentado hace más de cuatro años planteba reforzarlas con fibra de vidrio, aumentando sus masas, mientras que otras se tendrían que sustituir. Además el proyecto propone desmontar y restaurar el forjado del siglo XVI.

La Generalitat no informó

El pasado 26 de abril el Consejo de Patrimonio otorgó 3,5 millones de emergencia para las catedrales tras el incendio que arrasó Notre Dame. Allí, los responsables de la Consejería de Cultura no plantearon el problema de las termitas en la Seo de Valencia.

La Consejería ha anunciado ahora, a pesar de estar sobre aviso desde 2014, una inspección para elevar un informe. En el Instituto de Patrimonio Cultural Español tampoco han sido alertados hasta ahora del deterioro de la catedral de Valencia, según ha podido comprobar ABC.