Termina el colegio, termina la lectura

MACARENA M. MONTIJANO
Actualizado:

VALENCIA. El IV Congreso de Editores presenta hoy en Valencia sus conclusiones, después de unas interesantes jornadas de debate y conferencias en las que se han puesto de relieve las características y el momento del sector editorial en España e Hispanoamérica.

Precisamente, en la jornada de ayer se concentraron varias conferencias y distintas aportaciones que pusieron de manifiesto problemas y usos como el hábito de la lectura, la incorporación de Internet al mundo editorial, o los datos, ya avanzados durante la presentación del congreso, sobre la reprografía ilegal.

En lo referente a la lectura, ayer se presentó el informe «La lectura en España, 2002», coordinado por José Antonio Millán, y en el que se hace una «foto fija» de la situación de este tema. Las conclusiones más interesantes que aporta este informe hacen referencia al uso de la red como soporte de lectura.

Internet para leer

Así, según el estudio, un 31 por ciento de los internautas consultan en Internet libros o capítulos del libros, sólo el 11 por ciento imprime los textos y, según señaló Rafael Martínez Alés, las iniciativas de venta de libros por Internet no han tenido el éxito esperado, ya que sólo se mantienen las librerías que cuentan con un buen soporte off line.

Asimismo, este informe demuestra que los jóvenes españoles pierden el hábito de la lectura después de terminar la educación secundaria. Durante los años de colegio, los niños tienen «unos hábitos, deseos y práctica de lectura muy grandes, les encanta leer», pero después «tienen muchas competencias clásicas, como la televisión y los juegos», además de «internet y los videojuegos».

Ante esta pérdida de hábitos, Josep Herrero, de la editorial Cruilla, comentó la necesidad de que en el seno de las familias se propicie este hábito, mediante el gasto en libros, la creación de espacios de silencio, que los padres lean...

Asimismo, los editores apuntaban hacia la necesidad de una educación en la lectura y en la selección de los títulos.

Para ayudar a esta selección, ayer se presentó el proyecto SOL, una página web que funciona a modo de «recomendador» literario y que en el mes que lleva en funcionamiento en la red ha registrado ya 1.800 registros, con una media de 700 visitas al día. La navegación por la web resulta un paseo de juegos y actividades que desembocan todos en la recomendación de un libro.