El propietario de un almacén agrícola de Pego ante los escombros tras derrumbarse el inmueble. Efe

El temporal de lluvia, viento y nieve causa desbordamientos y el corte de 23 carreteras

La persistencia de las lluvias, que en el interior de Castellón supuso la aparición de nieve en pleno mes de mayo, obligó ayer a decretar el nivel 1 de emergencia ante las numerosas incidencias que se registraron debido al incremento de los caudales de ríos y el desbordamiento de ramblas y barrancos. Las crecidas obligaron a cortar hasta 23 carreteras. pues llegaron a recogerse más de 500 litros de agua por metro cuadrado en 24 horas.

GEMA ALONSO
Actualizado:

VALENCIA. El temporal que afecta a toda la Comunidad Valenciana no cesa y hoy amenaza con provocar fuertes nevadas en la provincia de Castellón, después de causar numerosos incidentes durante toda la jornada de ayer, en la que la persistencia e intensidad de la lluvia obligó a decretar el nivel 1 de emergencia durante toda la jornada, si bien a última hora fue retirado.

Las comarcas más afectadas fueron la Marina Alta en Alicante y La Safor en Valencia, donde se recogieron las mayores cantidades de agua, como los 233 litros por metro cuadrado de Pedreguer y los casi 368 litros por metro cuadrado en La Vall de la Gallinera, donde se desbordó la rambla por el aumento del caudal, al igual que sucedió en el barranco de La Safor y en los ríos Girona, Jalón y Serpis.Esta situación obligó a cortar hasta 23 carreteras y 4 caminos, entre ellas la N-332 a la altura de Oliva, así como el desalojo de una veintena de trabajadores de una empresa situada en el polígono industrial de este término municipal.

También destacan los 124,6 litros por metro cuadrado recogidos durante la noche anterior durante doce horas en Adsubia, los 79,6 de Murla, los 48,2 de Rótova, los 69,8 de Pinet y los 70,2 de Villalonga.

Accidentes

Más problemas se produjeron en las carreteras secundarias, pues muchos pueblos quedaron prácticamente incomunicados, como Pego, cuyos accesos estaban totalmente inundados, lo que hacía retroceder a los conductores más osados después de caer más de 300 litros por metro cuadrado de agua. En esta localidad hubo que intervenir de urgencia tras el derrumbamiento de dos inmuebles sin ocasionar víctimas.

La lluvia provocó diversos accidentes, como el vuelco de camiones y la salida de la vía de un turismo en el término de Vinaroz que ocasionó la muerte de sus ocupantes.

También hubo averías en el suministro eléctrico. La población de Corbera de Alzira se vio afectada por cortes de luz que también afectaron de forma puntual a zonas de Vinaroz, Buñol, y a distintas poblaciones de la Comunidad que registraron cortes intermitentes de luz de escasa entidad. En Oliva, la caída de un árbol dañó el tendido eléctrico y dejó sin luz a las urbanizaciones de Oliva Nova y San Fernando.

Respecto al temporal marítimo, el estado del mar motivó que el pasado lunes se cerrara el puerto de Sagunto, a causa de la marejada, mientras que la mañana de ayer, con olas de más de cuatro metros de altura y rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora, se cerraron también los de Denia y Gandía. La salida de barcos hacia las Islas Baleares también quedó interrumpida por las condiciones meteorológicas.

Dos embarcaciones de Salvamento Marítimo, una del puesto de Burriana y otra de Cruz Roja perteneciente al puesto de Castellón, salieron ayer a rescatar a un catamarán procedente de Palma de Mallorca que navegaba a la deriva por aguas castellonenses. La embarcación tenía todas las velas rotas y su motor estaba inutilizado, por lo que sus dos tripulantes pidieron ayuda a Salvamento Marítimo, que remolcó la nave. El catamarán era la primera vez que navegaba y había salido el domingo del puerto de Mallorca con destino a Roses (Lérida), pero se vio sorprendido por el mal tiempo. Aunque el pronóstico era peor en aguas levantinas, la inexperiencia de sus tripulantes les llevó a emprender rumbo. Salvamento Marítimo utilizó un helicóptero para evacuar a los tripulantes del «Corsari» ante el riesgo de que la fuerza del remolque rompiera la embarcación y sus tripulantes naufragaran, extremo que no ocurrió y las dos personas salieron ilesas.

Los pescadores de Castellón no salieron a faenar ayer por segundo día consecutivo. A pesar del temporal dos barcas de cerco, una del puerto de Peñíscola y otra del puerto de Benicarló, salieron ayer al mar pero regresaron a primera hora de la tarde. Los pescadores del Grao de Castellón aseguran que no conocían desde hace 30 años un temporal de estas características en el mes de mayo, época en la que las tres modalidades de pesca pueden mover un volumen de negocio diario de cerca de 150.000 euros, 25 millones de pesetas. informa Lorena Pardo.

Nieve en Castellón

La costa de Denia también resultó afectada, pues el mar «se comió» parte de su playa, mientras que el paseo marítimo de El Campello volvió a sufrir serios destrozos. Se registraron inundaciones en algunas urbanizaciones y calles de la zona norte de Peñíscola, en Castellón, Gandía, en la desembocadura del río Serpis, en Valencia y Calpe, Altea, Benidorm y Guardamar del Segura en Alicante.

El temporal se desplaza hoy a Castellón, donde a última hora de ayer se retiró el nivel 1 de emergencia por riesgo de fuertes nevadas, pese a que la nieve ya había hecho aparición ayer en la comarca de Els Ports, mientras el observatorio meteorológico de Morella registraba temperaturas de pleno invierno, que oscilaron entre 6,5 y 2,5 grados centígrados. Vilafranca registró asimismo precipitaciones de nieve a primera hora de ayer. A pesar del temporal se pudo circular con normalidad por toda la red viaria de la comarca de Els Ports, aunque se recomendaba extremar la precaución al paso por los principales puertos de montaña como Torremiró, en la N-232 y Les Cabrilles, entre Portell de Morella e Iglesuela del Cid (Teruel).