Talleres didácticos y tertulias para concienciar a los estudiantes sobre la tolerancia

LUZ DERQUI
Actualizado:

VALENCIA. Una sociedad cada vez más multicultural necesita de grandes dosis de tolerancia. Conscientes de esta realidad, el Centre Valencià de Cultura Mediterrània La Beneficencia, ha inaugurado el V Salón de Educación Intercultural organizado por la ONG SOS Racisme.

Durante cinco días estudiantes de secundaria de trece institutos pasarán por las distintas actividades organizadas cuyo objetivo es «la búsqueda de una auténtica educación intercultural a través de la experiencia viva del mestizaje de culturas y el conocimiento de la diversidad»,según explicó Sonsoles López, responsable del área de sensibilización de esta organización.

Para ello, se han organizado actividades que ayudan a entender mejor cuatro de las culturas más significativas de la sociedad: Latinoamérica, Africa Subsahariana, Pueblo Gitano y Magreb. Cada uno contará con un taller didáctico y una charla-coloquio dirigida por un miembro de esta comunidad cultural.

Tatuajes, bailes y música

Así, en el área de Latinoamérica se ofrecen actividades de bailes y danza, en el Magreb tatuajes a partir de la henna árabe, en el pueblo Gitano da a conocer el vocabulario «caló» y la sección de África Subsahariana enseña a utilizar algunos de los instrumentos de percusión de su cultura.

Estas actividades suponen una culminación a la intensa labor de concienciación que durante todo el curso ha llevado a cabo la ONG en diversos institutos de Valencia. Ahora serán los alumnos los que saldrán del aula para asomarse al mundo de la multiculturalidad y la riqueza de la diversidad.

El Salón de Educación Intercultural se completa con una serie de paneles expositivos en los que se analizan algunas de las agresiones más duras sufridas por diversos colectivos. De esta forma,los estudiantes que se acerquen hasta La Beneficencia podrán conocer las manifestaciones racistas del barrio de Ruzafa en Valencia o las que sufrieron los judíos en la Alemania Nazi.

En definitiva, se trata de dar a conocer la idea de que «las actitudes racistas vienen siempre dadas por una situación de ignorancia y desconocimiento sobre una cultura diferente a la nuestra, algo que se puede corregir con actividades como las de SOS Racisme.