Imagen de Pedro Sánchez y Susana Díaz tomada en el lunes en Madrid - EFE
Política

Del FIB a Susana Díaz: Sánchez volvió a Moncloa en avión oficial pese a no tener agenda durante dos días

El Gobierno evitó por primera vez difundir en las redes sociales imágenes del viaje del presidente en el Falcon

VALENCIAActualizado:

Un avión oficial para un fin de semana libre y con la agenda institucional en blanco. El Falcon 900B del Ejército del Aire que trasladó el pasado viernes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Castellón, donde los actos incluidos en su agenda oficial finalizaron a las siete de la tarde, regresó a su base en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz y volvió a volar el sábado por la mañana para recoger al jefe del Ejecutivo, quien no tenía ningún acto institucional previsto hasta el mediodía del lunes en La Moncloa, cuando recibió a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Como avanzó ayer ABC en exclusiva en su edición digital, fuentes del aeropuerto de Castellón confirmaron a este periódico el aterrizaje del avión oficial que empleó el presidente al día siguiente de que acudiera, junto a su mujer y sus hijas, al Festival Internacional de Benicàssim (FIB).

Sánchez ya había utilizado el viernes el Falcon para desplazarse a Castellón, donde la agenda facilitada por La Moncloa constaba de dos actos oficiales. Primero realizó una visita institucional al Ayuntamiento de la capital de La Plana y, posteriormente, mantuvo un «encuentro informal» con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Imagen de Pedro Sánchez y su mujer tomada en el FIB el pasado viernes - EFE

El jefe del Ejecutivo despachó su agenda oficial en apenas una hora. Compromís, socio de los socialistas en el Gobierno valenciano, sostiene que la reunión con Puig se programó para «maquillar el viaje en avión oficial», toda vez que el fin último del desplazamiento de Sánchez era asistir al concierto del grupo estadounidense «The Killers» en el FIB.

Fuentes oficiales del Gobierno han explicado a ABC que la mujer y las hijas de Sánchez «no emplearon medios públicos» para el desplazamiento, ya que realizaron el viaje, tanto la ida como la vuelta, en coche. Las mismas fuentes explicaron que el alojamiento en Benicàssim «no comportó gasto alguno para las arcas públicas», ya que pernoctaron en un domicilio particular.

El Ejecutivo defiende que los Falcon han sido «empleados por todos los presidentes del Gobierno de la democracia» y que el coste de su utilización es el «mismo con independencia de los actos a los que asista» el jefe del Ejecutivo.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, enmarcó la presencia de Sánchez en el festival de Benicàssim dentro de la agenda «cultural», pese a que en ningún momento La Moncloa la incluyó como un acto oficial en la agenda del jefe del Ejecutivo.

Fuentes del Gobierno explican a este periódico que la presencia de Sánchez en el FIB no se incluyó en la agenda oficial remitida por la Moncloa «por motivos de seguridad y para no perjudicar a la organización ni a los asistentes» al festival.

Las redes sociales del Gobierno y del propio presidente, que en anteriores ocasiones habían difundido imágenes de desplazamientos en el avión oficial, como los efectuados a Tarragona, París, Lisboa o Bruselas, tampoco dejaron constancia del paso por el FIB, un festival del que Sánchez ya era asiduo antes de acceder a su actual cargo. Pese a la ausencia de «oficialidad» de su agenda, el Falcon 900B regresó el sábado al aeropuerto de Castellón para recoger al presidente del Gobierno tras su periplo por la provincia de Castellón.

De acuerdo con la información suministrada por La Moncloa, el último acto oficial del jefe del Ejecutivo la pasada semana fue el encuentro «informal» con Puig que acabó a las siete de la tarde del viernes. No retomó su agenda institucional hasta el lunes a mediodía, cuando recibió en Madrid a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

El Partido Popular lamentó el «doble despilfarro» que, a su juicio, supuso el desplazamiento y posterior retorno de Sánchez en el avión oficial. Los populares calculan que el viaje, con cuatro trayectos por vía aérea, pudo haber costado más de 20.000 euros. Compromís, que califica de «cachondeo» la actitud del presidente del Gobierno, ya ha solicitado por la vía oficial documentación sobre el coste del desplazamiento.

Como había sucedido en la ida, Sánchez dispuso en exclusiva de la pista y de la terminal del aeródromo, que el sábado tenía previsto albergar su primer vuelo regular a las seis menos veinte de la tarde. De acuerdo con los registros del aeropuerto, a esa hora aterrizó un avión operado por Ryanair procedente de la base de Londres-Stansted. A las seis y diez de la tarde despegó otra nave de la misma compañía en dirección a la capital londinense. Mientras, la aerolínea irlandesa operó otro vuelo procedente de la ciudad polaca de Poznan, que aterrizó a las siete de la tarde, y un avión que despegó hacia Polonia poco antes de las siete y media.