Adolfo Suárez Illana con el cardenal arzobispo Antonio Cañizares durante la investidura de su padre doctor honoris causa a título póstumo
Adolfo Suárez Illana con el cardenal arzobispo Antonio Cañizares durante la investidura de su padre doctor honoris causa a título póstumo - ABC
Valencia

Súarez Illana desea «lo mejor» a Sánchez pero cree que el proyecto de Casado es «mucho más interesante para España»

El hijo del primer presidente de la democracia destaca su labor «en tiempos convulsos» en la investidura como doctor honoris causa a título póstumo

VALENCIAActualizado:

Adolfo Suárez Illana, hijo del primer presidente español de la democracia, ha deseado «lo mejor» a Pedro Sánchez en el cargo, al tiempo que ha opinado que el proyecto de Pablo Casado es «mucho más interesante para España». Así se ha pronunciado este lunes en Valencia donde ha acudido a la investidura 'doctor honoris causa' a título póstumo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez González por la Universidad Católica de València (UCV).

Así lo ha indicado a los medios de comunicación el abogado y político, al ser preguntado por los 100 primeros días de Gobierno de Sánchez. Al respecto, ha puntualizado que el no está "para calificar a nadie". "Es el presidente del Gobierno de España y como tal yo le deseo lo mejor, pero creo que hay un proyecto mucho más interesante para España y los españoles que el de Sánchez y es el de Casado", ha señalado.

Cuestionado sobre si saldrán adelante los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio de 2019, Suárez Illana ha indicado que se trata de una cuestión que "le toca al Gobierno" y ya se verá "cómo los saca".

En el mismo acto se ha reivindicado la figura del exdirigente de la UCD como un hombre "de concordia y de libertad" frente a la "amenaza" que se cierne sobre esa concordia en España.

Así lo ha indicado en su intervención su hijo mayor Adolfo Suárez Illana, durante una investidura que ha estado presidida por el cardenal Antonio Cañizares y que ha contado con la asistencia de la consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo; los expresidentes de la Generalitat Joan Lerma y Francisco Camps, así como diferentes personalidades del mundo académico y político.

Antes de que comenzara la sesión y en atención a los medios de comunicación, Suárez Illana ha destacado que se trataba de un acto "bonito y emocionante", pero también "de responsabilidad". "En los momentos que corremos hoy en día, el volver la vista atrás hacia años difíciles y convulsos en los que por encima de todo se fue capaz de instaurar la concordia entre todos los españoles es un hecho para recordar", ha dicho y ha afirmado que la discrepancia y el debate político "no son una patología, pero sí es necesario que ese debate esté presidido por la concordia, los objetivos comunes y no por las exigencias personales".

Ya en su intervención, ha exaltado la figura de su padre, "un hombre humanista y pensador práctico" que "fue capaz de meter a España entera detrás de una Constitución que no fue una imposición de una parte sobre otra".

Adolfo Suárez Illana, con la imagen de su padre en una pantalla
Adolfo Suárez Illana, con la imagen de su padre en una pantalla - ABC

Ha recordado que la Castilla de 1450 era "una nación dividida por las guerras de sucesión, en caos y corrupción", pero 30 años después "esa Castilla convertida ya en España, no solo era una nación hegemónica en Europa, sino en el mundo", "una gesta solo comparable a la Roma de Trajano", ha puntualizado.

"Si volvemos la vista atrás, a 1975, veremos que no nos hicieron falta 30 años, sino 3 años para asombrar al mundo con una Transición política ejemplar, única y que todavía hoy se sigue estudiando en las universidades", ha subrayado para enfatizar que "lo que realmente hizo excepcional el proceso fue la forma en que se hizo".

Así, ha recordado que España, pese a ser un país "dividido después de una guerra y tras 40 años sin libertades políticas", "fue capaz, sin quebrantar una sola ley, de transformar todo ese Estado con el acuerdo de todos y formando las bases de un Estado social y de derecho". "Por fin la concordia fue posible", ha agregado.

«Receta» de la Transición

A su juicio, la receta se basó en dos ingredientes: "fijar objetivos comunes y aceptar sacrificios personales". Visiblemente emocionado y con lágrimas en los ojos, Suárez Illana ha destacado que ello conllevó para España una "transformación extraordinaria" porque la sociedad fue "extraordinaria y exigente" a la hora de fijar esos objetivos.

Ha puntualizado que ahora "la concordia entre los españoles está gravemente amenazada", aunque ha admitido que eso "no le preocupa". "Sí me preocuparía si como antaño los españoles no fuéramos capaces de conjurar esa amenaza que se cierne sobre nuestra concordia", ha indicado. Sin embargo, ha mostrado su "profunda convicción" de que "nada está definitivamente ganado o perdido", sino que "depende de la ilusión, esfuerzo y las ganas" y ello le hace albergar "esperanzas" de que vuelva "a renacer la concordia entre todos los españoles".

Cátedra en su honor

Por su parte, el cardenal arzobispo de Valencia ha anunciado la creación de la Cátedra de Derecho Constitucional en la UCV de la que Suárez será catedrático honorario. "Todos los españoles le debemos un honda gratitud por su servicio sacrificado a toda España. Fue un hombre de paz que trabajó por la unidad, diálogo y entendimiento entre los españoles; fue también un hombre de la verdad, en el que no había engaño ni falsedad, sin doblez", ha señalado.

Para Cañizares, Suárez fue un político "en el que siempre estuvo presente la preocupación por el ser humano" y ha destacado su contribución a la universidad católica, porque "sin su actuación tan decisiva, no existiría, como tampoco tantas otras". "Hoy, precisamente necesitamos el espíritu de la Transición, es posible la unión entre españoles que Suárez consiguió en la Transición", ha enfatizado.

En este sentido, ha considerado que "su sacrificado servicio a España como presidente de la nación fue posible por su fe, por su personalidad tan rica y ejemplar". "Era una persona sencilla, de trato cordial inigualable, de riqueza de espíritu y con una libertad que hacía que a su alrededor todos nos sintiéramos libres", ha apuntado.

Igualmente, el cardenal Cañizares ha subrayado que Suárez, fue un gran defensor del derecho a la vida y el derecho a la enseñanza, consagrados por la Constitución. "No podemos ceder en la defensa del artículo de la libertad de enseñanza porque lo que está en juego es decidir quién educa: el Estado o la familia", ha dicho.

En similares términos se ha pronunciado el rector de la UCV, José Manuel Pagás, quien ha puesto en valor la lucha de Suárez por la libertad, su capacidad de diálogo, consenso y negociación y su enseñanza de que "la política no es un mercadeo". Por ello, ha señalado que "hoy más que nunca" son necesarios líderes como Suárez que "den un paso al frente en momentos difíciles", que sean "generosos en su entrega, magnánimos, que amen la libertad y el diálogo y sientan pasión por la verdad".

La consellera Gabriela Bravo se ha referido a Suárez como "uno de los arquitectos de la recuperación de los derechos y libertades" en España y ha destacado que fue un presidente que lideró "desde la generosidad" y "supo que el futuro pasaba por volver a abrazar".

Lerma y Camps

En atención a los medios de comunicación, el expresidente de la Generalitat, Joan Lerma, ha puesto en valor la Constitución que "ha garantizado 40 años de convivencia, paz y progreso para España", aunque ha admitido que hay cuestiones que se pueden reformar pero, para ello, ve necesario "ponerse de acuerdo".

Por su parte, Francisco Camps ha ensalzado la figura de Suárez, quien "fue capaz de liderar aquella España que salía de la dictadura y de poner en marcha una transición basada en la concordia de todos los españoles y de la elaboración de una Constitución apoyada por la inmensa mayoría de los españoles".

"Muchas de las cosas que hoy disfrutamos son fruto del trabajo de un hombre que supo ver en el acuerdo la España que él soñó y hoy disfrutamos", ha destacado para indicar que el acto no solo supone un recuerdo de Suárez, sino "del gran momento que vivió España" como fue la Transición, "patrimonio de todos los españoles", ha zanjado.