Un sobrecogedor paseo por dos mil años de cristianismo Abre sus puertas la macroexposición

Actualizado:

LORENA PARDO

CASTELLÓN. La nueva exposición de la Fundación la Luz de las Imágenes, titulada «Espais de Llum», fue inaugurada ayer en la Iglesia del Salvador de Burriana, la iglesia de Sant Jaume de Villareal y la Concatedral de Santa María en Castellón.

Desde la época cristianovisigótica, la exposición nos adentra en la Conquista y la formación del Reino de Valencia, para seguir en la Baja Edad Media, el Renacimiento, el Barroco, la Ilustración y el siglo XIX, poniendo en valor histórico y artístico de los templos en los que se cobija. La muestra incluye además una colección de 400 piezas de pintura, escultura, orfebrería, indumentaria, música y artes decorativas, de arte religioso que han sido restaurados para la ocasión con un coste de diez millones y la participación de 198 técnicos especialistas.

2.000 años de cristianismo

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, presidió el acto de inauguración, en el que calificó la exposición como «la historia de 2.000 años de cristianismo en nuestra autonomía».

«Espais de Llum» emprende un recorrido por la historia de La Plana castellonense de la mano de Jaume I, que inició su proceso de conquista durante la primera mitad de siglo XIII en Burriana, Villarreal y Castellón, pero se extiende por la historia hasta llegar al siglo XIX. La Iglesia de El Salvador de Burriana marca el inicio del recorrido. El templo ha recuperado su fisionomía originaria, y los trabajos de restauración han permitido importantes descubrimientos, como una estela funeraria del siglo XV o un capitel perteneciente a los originarios ventanales del templo, que permanecía oculto por las innumerables reformas que ha registrado el edificio.

El itinerario continua en la Iglesia Arciprestal de Villa-real, donde el visitante podrá contemplar el retablo del Salvador, de Paolo San Leocadio (1447-1520), o el Retablo de la Virgen del Rosario de Cortes de Arenoso (1582), una obra que, después de un laborioso proceso de recuperación, se expone por primera vez a los ojos del público.

Concatedral de Santa María

La Concatedral de Santa María es la última parada en el tiempo histórico de la muestra. Aquí pueden contemplarse lienzos del pintor morellano Joaquín Olíet o las esculturas de la Inmaculada Concepción de José Esteve Benet, escultor de cámara de Carlos IV.