El cartel con la imagen de Franco y sus rayos llenos de cruces
El cartel con la imagen de Franco y sus rayos llenos de cruces - ABC
Polémica

Carteles de Carnaval en Alicante: Vox junto a Carrero Blanco y Franco disparando cruces por los ojos

El Ayuntamiento niega la subvención dos veces y concede 10.000 euros al rediseño sin connotaciones políticas o religiosas

ALICANTEActualizado:

El Ayuntamiento de Alicante ha negado por dos veces la subvención a sendos diseños de un cartel del Carnaval en el que se veía -primero- a Santiago Abascal (VOX) junto a Carrero Blanco y, en la segunda ocasión, al dictador Francisco Franco disparando por los ojos una especie de rayos con figuras de cruces. Estas ilustraciones de montaje acompañaban al folleto con el programa de estas fiestas.

La entidad organizadora había propuesto esta edición y en otra versión anterior de ese diseño, también desestimada, incluía una escena en la que se reproducía mediante un dibujo el atentado perpetrado por ETA el 20 de diciembre 1973 contra el entonces presidente del Gobierno Luis Carrero Blanco en la dictadura franquista. A esa escena se había incorporado al presidente nacional de Vox, Santiago Abascal.

A la vista de la primera versión, la Concejalía de Fiestas consideró que el consistorio no podía aportar fondos para un cartel que podía ser constitutivo de un delito de exaltación del odio, según lo apuntaba un informe jurídico.

Tras su primera modificación, en la que se retiraban la escena de ese atentado y la imagen de Abascal, se resolvió igualmente que el cartel podía herir sensibilidades entre personas de creencia católica y daba un contenido político a un elemento publicitario de una fiesta, a un mes de los comicios, cuando nunca antes se había tratado de imprimir ese carácter en los carteles de ediciones anteriores

La tercera, sí

Así, después de mantener varios contactos con el colectivo organizador, se acordó una tercera versión definitiva sin ninguna de esas referencias explícitas (se eliminó la imagen que representaba a Franco), con lo que sí se autorizó la entrega de la subvención en los términos en los que estaba presupuestada: 10.000 euros.

Según han precisado fuentes municipales, el concejal de Fiestas, José Ramón González (PP), celebró dos reuniones con los representantes de la Mesa del Carnaval para llegar a un consenso y que se retiraran las connotaciones religiosas y políticas del cartel.

La primera reunión tuvo lugar el pasado 15 de febrero, donde el edil les explicó que en el cartel diseñado por la Mesa del Carnaval para promocionar sus actividades y las fiestas de este año "existían imágenes que podrían constituir un ilícito penal". Así, se comunicó que el Ayuntamiento no lo podía respaldar y se solicitó que fuera modificado.

En ese encuentro se expuso que en los carteles de 2015 a 2018 no "existía significación política ni religiosa", y se emplazaron a otra reunión para presentar una nueva propuesta.

Esa reunión se celebró el 19 de febrero, en la que la Mesa del Carnaval aportó otra propuesta que sólo modificaba una parte del cartel y en la que, según fuentes municipales, "seguían existiendo connotaciones políticas y religiosas".

«Censura»

Los socialistas consideran la actitud del alcalde propia de otras épocas y le piden que respete la libertad de expresión y no aplique la «censura».

“El carnaval es un celebración que siempre ha tenido en la crítica y la sátira sus puntos fuertes, el hecho de que en estos momentos se recurra a la censura es un precedente muy peligros que pone de manifiesto los verdaderos objetivos de Barcala, parte de la derecha más reaccionaria”, explica el portavoz socialista adjunto Miguel Castelló.

Los socialistas esperan que el Partido Popular reflexione y no aplique la censura en el futuro. “Es significativa esta forma de forma actuar, si Barcala fuese alcalde de Cadiz terminaba con las chirigotas”, concluye Castelló.