Imagen de las instalaciones de la cárcel de Castellón
Imagen de las instalaciones de la cárcel de Castellón - ABC

SucesosSiete años de cárcel por pagar en el bar con un billete de veinte euros falso en Castellón

Un hombre se expone a una pena de prisión por un delito continuado de expedición de moneda falsa y otro leve de estafa

VALENCIAActualizado:

Ideó un método fraudulento para que las consumiciones en el bar le resultaran gratis y lo puede pagar muy caro con una pena de hasta siete años de prisión. La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón juzgará el próximo miércoles a un hombre acusado de falsificar cinco billetes de veinte euros e intentar pagar con ellos varias consumiciones en un establecimiento de Castellón.

De acuerdo con la información suministrada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), los hechos sucedieron el 8 de agosto de 2017 en la capital de La Plana, donde el procesado abono la consumición que había tomado en un bar con un billete ilícito. Al día siguiente repitió la misma conducta.

En su escrito de acusacion, el fiscal mantiene que los billetes falsos se reprodujeron «mediante tecnología de chorro de tinta y se imprimieron en un papel distinto del legítimo».

Según informa el Tribunal Superior de Justicia, la Fiscalía solicitará en el juicio una pena para el hombre de siete años de prisión por un delito continuado de expedición de moneda falsa y un delito leve continuado de estafa.

Billetes falsos para un Iphone 5

Mientras, el día siguiente está señalado otro juicio en la misma Audiencia de Castellón relacionado con el uso de moneda falsa. Así, la sección segunda del tribunal provincial juzgará el próximo jueves a tres hombres acusados de intentar comprar un teléfono móvil con billetes falsos.

De acuerdo con la información facilitada por el TSJCV, los hechos sucedieron en agosto de 2015 cuando los tres acusados quedaron a través de una página de anuncios con un hombre que vendía un telefóno del modelo «Iphone 5» por 250 euros. Uno de ellos se quedó en el coche, otro vigiló la zona y el tercero acudió a la cita con la víctima y le pagó con cinco billetes de 50 euros.

Cuando finalizó la operación, el vendedor se dio cuenta que los billetes eran falsos, por lo que persiguió al acusado y recuperó su teléfono. Según explica el fiscal, los billetes eran falsos pero «confundibles con billetes legítimos».

En este caso, el ministerio público pide una condena menor que para el hombre que abonó consumiciones en un bar con billetes falsos. En este juicio, el fiscal solicirará para cada uno de los acusados una pena de dos años y medio de prisión por un delito de falsificación de moneda, en concurso con un delito leve de estafa.