Rompían las piernas a inmigrantes para presentarlos como víctimas de tráfico

R. R.I VALENCIA
Actualizado:

Reclutaban a inmigrantes en situación desesperada. Y a cambio de una mísera cantidad de dinero, les rompían las rodillas a golpes para hacerles pasar por víctimas de accidentes.

La Policía Nacional ha detenido a trece personas de un grupo organizado de delincuencia acusado, además, de haber retenido a dos personas durante un mes y haber estafado 154.000 euros a compañías aseguradoras simulando accidentes de tráfico.

El grupo organizado reclutaba a ciudadanos lituanos y letones sin recursos, les rompían las rodillas con su consentimiento y los llevaban al hospital diciendo que era un herido de accidente de tráfico. Previamente, uno de los integrantes de la banda se arrojaba sobre un coche en circulación y fingía dolor para conseguir que el conductor le entregara los datos de su seguro. Después, era sustituido por la persona a la que le habían roto la rodilla.

La investigación se inició el pasado mes de enero, cuando los agentes descubrieron que dos personas se encontraban retenidas en contra de su voluntad en una vivienda de Villalonga (Valencia).

Tras descubrir la identidad de los supuestos autores de la retención y la vivienda en la que estaban, la Policía estableció un dispositivo especial que culminó con la liberación de uno de los retenidos, ya que el otro había conseguido escapar días antes.

En esta primera fase de la operación fueron detenidas nueve personas de diferentes nacionalidades: lituana, armenia y española. Posteriormente se inició otro operativo para desarticular la trama de estafas a las compañías aseguradoras, que se saldó con otros cuatro detenidos.

Según precisa la Policía, para agilizar el cobro de las indemnizaciones contaban con la colaboración de un empleado de la compañía que se embolsaba un porcentaje de la indemnización. Los lesionados eran alojados por la banda hasta que cobraban la indemnización. En los registros, en Villalonga y en Daimús, los agentes se incautaron de una pistola, una espada y cerca de 10.000 euros.