Ripoll persevera en su estrategia de acercamiento al presidente regional con varios gestos conciliatorios

M. A. R./D. M. | ALICANTE
Actualizado:

La celebración de la segunda tanda de asambleas del PP alicantino está a la vuelta de la esquina, y la intención del presidente provincial, Joaquín Ripoll, es rebajar la confrontación con la ejecutiva regional con vistas a celebrar un proceso sin estridencias, tal como avanzó ABC.

Así, Ripoll -desaparecido todo el verano, en pleno apogeo de la crisis de Benidorm- ha comenzado ya con los «gestos» que allanen el camino hasta la reunión que podría mantener con el presidente del PPCV, Francisco Camps, en la cumbre de Córdoba el próximo día 18.

De esta forma, Ripoll recibió ayer al vicepresidente social del Consell, Juan Cotino, y más tarde acompañó al propio Camps y al vicepresidente económico, Gerardo Camps, en la visita a unas obras del Plan Confianza en Santa Pola -cuyo alcalde, Miguel Zaragoza, se alineó con sus críticos en el congreso de diciembre-. Finalmente mostró su apoyo al alcalde de Benidorm, Manuel Pérez Fenoll. su rival en dicho cónclave.