Reunión de juniors en Alicante

TEXTO: SUSANA GAVIÑA FOTO: XAVI M. MIRÓALICANTE. El Teatro Principal de Alicante se convertirá hoy en escenario de un hecho bastante insólito: la reunión de dos compañías jóvenes -la Joven Orquesta

Actualizado:

TEXTO: SUSANA GAVIÑA FOTO: XAVI M. MIRÓ

ALICANTE. El Teatro Principal de Alicante se convertirá hoy en escenario de un hecho bastante insólito: la reunión de dos compañías jóvenes -la Joven Orquesta Nacional de España (Jonde) y la Compañía Nacional de Danza 2-, dos unidades dependientes del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). Ambas se pueden considerar las «canteras» de los grandes músicos y bailarines del futuro. Insólito porque en este país es bastante infrecuente que se mire hacia dentro y se aprovechen los recursos y el talento propios. Sin embargo, este caso sirve de ejemplo para pensar que las cosas pueden cambiar. El motivo que ha reunido a estos jóvenes en Alicante es el Festival de Música que se viene celebrando en esta ciudad desde hace 22 años, y que organiza el Centro para la Difusión de Música Contemporánea (CDMC), que dirige Jorge Fernández-Guerra, otra unidad dependiente del Inaem. Ésta fue el germen del proyecto, que supone el debut de CND 2 en el Festival, que actuará con música en directo -la primera vez en la historia del encuentro alicantino-. «Fue un encargo del CDMC. Me dio a elegir entre varios compositores y opté por César Camarero porque teníamos más puntos de conexión, me sentía más cercano a él», explica Chevy Muraday a ABC.

El coreógrafo madrileño comenzó sus estudios en 1985 en la Escuela de Carmen Senra, completando su formación más tarde con Alvyn Ailey, Martha Graham , Steps y Peri Dance en Nueva Cork. Con numerosos galardones en su haber, y con compañía propia, Losdedae, ha realizado pocas incursiones en la música contemporánea, entre ellas su participación en la ópera de Luis de Pablo, «El viajero indiscreto». «Realmente es la primera vez que me enfrento a música contemporánea -confiesa- y mi oído no está a la altura». Muraday ha trabajado, codo con codo, durante dos años con César Cámarero.

Zumbidos de mosquitos

Para el compositor madrileño también este espectáculo supone su primer contacto con el mundo de la danza. Durante sus conversaciones, Camarero reconoce que han compartido «puntos de unión, como una cierta sensibilidad poética». El tema que les ha unido, «no ha sido una historia en concreto», pero sí una fascinación común: «Los enjambres de mosquitos», dice el compositor. «El zumbido de los mosquitos. Algo cotididiano pero que está ahí -indica Muraday-. Yo quería recrear en movimiento la suspensión, que fue lo que más me sedujo de la música». La partitura, bautizada bajo el nombre de «Instrucciones para dejarse caer al otro lado del vacío», inicialmente iba a llamarse «El cuarteto de Alejandría». «Con los mismo elementos queríamos ofrecer puntos de vista distintos -dice Camarero-, por eso pensamos al principio en ese título». La obra, de 35 minutos, ha sido escrita para una plantilla de veinte músicos, que estarán dirigidos por Fabián Panisello, y será interpretada por ocho bailarines, supervisados por Tony Fabre, adjunto de Nacho Duato, que no podrá estar en Alicante por encontrarse de gira en Oslo. El programa lo completa una coreografía del propio Duato, «Coming Together».