Imagen del arranque de las rebajas tomada este viernes en Valencia
Imagen del arranque de las rebajas tomada este viernes en Valencia - ROBER SOLSONA
Economía

Rebajas de verano: las claves para hacer una buena compra

La Unión de Consumidores aconseja «no dejarse llevar por impulsos y evitar ir de compras como forma de ocio»

VALENCIAActualizado:

La Unión de Consumidores de la Comunidad Valenciana ha recomendado a los usuarios, ante el inicio de las rebajas de verano, que exijan calidad en los productos que compran y, ante cualquier irregularidad, soliciten la hoja de reclamaciones.

En un comunicado, esta organización ha informado de las recomendaciones durante las rebajas, un periodo durante el cual la ropa, los zapatos y los complementos constituyen los productos estrella.

La Unión de Consumidores aconseja realizar un consumo consciente y responsable, que evite realizar gastos superiores a los permitidos por la economía familiar.

Recuerda que las rebajas "deben ser una oportunidad para adquirir un producto que necesitamos a un precio más reducido, controlando el gasto que se va realizando y no dejarse llevar por impulsos y evitar ir de compras como forma de ocio".

Por ello, aconseja la elaboración previa de un presupuesto "que indique lo que necesitamos y la cantidad que se puede gastar", la realización de una lista que recoja "los productos que realmente se necesitan" y comparar los productos entre diferentes tipos de establecimientos.

Además, sugiere realizar un consumo moderado de las compras con tarjeta de crédito, ya que, aunque puede que no inmediatamente, el cobro llegará finalmente a la cuenta bancaria, por lo que hay que evaluar cuánto gasto puede asumir cada consumidor.

"El consumidor debe ser consciente de que, al adquirir un artículo, esté o no en rebajas, existe la obligación de cambiarlo o devolverle el dinero siempre y cuando se encuentre defectuoso o deteriorado, o cuando desde el propio comercio así se publicite", afirma la entidad.

También señala que se debe prestar atención al etiquetado de los artículos, donde deberá aparecer el precio anterior y el rebajado, así como el porcentaje de descuento, para que el consumidor pueda comparar precios y sea consciente de la diferencia económica si decide adquirir el producto.

Imagen del arranque de las rebajas tomada este viernes en Valencia
Imagen del arranque de las rebajas tomada este viernes en Valencia - ROBER SOLSONA

Además, las fechas de inicio y fin del periodo de rebajas deberán estar visiblemente colocadas en el establecimiento, que también deberá señalizar y separar con claridad los productos que están rebajados en su comercio de los de nueva temporada.

Respecto a las formas de pago, el consumidor podrá abonar el importe de sus compras de la misma manera que el establecimiento establezca el resto del año, a no ser que se informe de manera específica, en lugar visible y claramente de lo contrario.

En las devoluciones, si el pago se realizó con tarjeta, la reposición se le hará en tarjeta, mientras que si abonó al contado, la devolución será igualmente al contado.

Además, el comprador debe exigir y guardar el ticket de compra por si surge algún problema, y conservar la publicidad, ya que tiene valor contractual y, en caso de observar cualquier irregularidad durante este periodo, se debe solicitar la hoja de reclamaciones.

En las compras online, el plazo para poder devolver el producto adquirido es de 14 días naturales y se debe tener en cuenta los posibles gastos accesorios que podría tener que abonar el consumidor por dicha devolución, unos gastos que deben venir reflejados en las condiciones de compra del producto.

La Unión de Consumidores asegura que en rebajas hay que comprobar que la calidad y garantías del producto sean las mismas que en cualquier otra época del año, que en la etiqueta debe constar el precio antiguo y el rebajado y que las formas de pago deben ser las mismas que en cualquier otro período.

Recuerda que la factura simplificada es imprescindible para realizar una devolución o reclamación, que los productos rebajados deben estar claramente identificados y separados de los que no estén rebajados, que los elementos con taras, desfasados o con deterioros deberán identificarse como saldos y que es mejor optar por comercios adheridos al Sistema Arbitral de Consumo.