El doctor César Noval explica la cirugía de reasignación de sexo en a un joven trans en Valencia - ROBER SOLSONA
Transexualidad

De un cuerpo de mujer a uno de hombre en 17 horas

Una reasignación de sexo pionera realizada en Valencia ha incluido una faloplastia, la retirada de genitales internos femeninos, una mastectomía y la masculinización facial

ValenciaActualizado:

Desde hace un par de meses, Rafa, un joven de 29 años que «nació con el cuerpo de mujer, pero siempre se había sentido hombre», se encuentra poco a poco recuperándose de su operación de «reasignación de sexo», pionera en la Comunidad Valenciana y en la que se le ha realizado una faloplastia, la retirada de genitales internos femeninos, una mastectomía y la masculinización facial. Todo ello, en una sola intervención de 17 horas, dirigida por el doctor César Noval y su equipo privado en colaboración con el Hospital Imed de Valencia.

El cirujano ha presentado la operación este martes en el hospital, donde ha explicado que el factor psicológico es uno de los requisitos más importantes para valorar si realizan operación a los pacientes, y ha señalado que estos «nunca son conscientes de dónde se están metiendo» y de los riesgos que implica una reasignación de sexo. «Hasta un 30% de los operados puede perder el falo creado», ha añadido.

El apoyo familiar es, según ha indicado Noval, «fundamental», ya que durante el posoperatorio (unos quince días sondados en cama) los pacientes necesitan una atención completa de los familiares, por lo que los psicólogos se citan con los pacientes para estudiar si cuentan con este. En el caso de Rafa, no contaba con el de sus padres y además no tenía trabajo y tenía un nivel económico medio-bajo, pero «la familia de su mujer le apoyó muchísimo». Otra línea roja es el tabaco; ningún fumador puede ser operado bajo ningún concepto. Además, ha destacado la labor de las asociaciones LGTBI para visibilizar que existen familias en la misma situación y ha asegurado que, sin contar con apoyo familiar y social del círculo cercano, las cirugías de reasignación de sexo no se deben hacer.

Un proceso «irreversible»

La compleja cirugía de este joven se realizó hace dos meses, sin embargo tuvo una fase previa de hormonación, un proceso «irreversible» y que comenzó aproximadamente un año y medio antes. «Los pacientes deben entender que puede acarrear complicaciones», ha añadido Noval, de ahí que pivota la atención médica sea el conformado por el psicólogo y el endocrino.

Sobre la reconstrucción del pene, el cirujano ha explicado que utilizaron el antebrazo (que se cubrió con piel del muslo), mientras que para los testículos y la uretra usaron los labios vaginales. También realizaron la vaginectomía con la trasposición de clítoris, la creación de escroto y de uretra membranosa, y la mastectomía.

Como último paso se realizó la masculinización facial para marcar la mandíbula (lo que se buscaba, según ha señalado el cirujano, no era un cambio, sino una transición suave), por ello el paciente ha quedado «satisfecho con su cara».

El doctor Noval explica la masculinización facial de la operación realizada a un joven trans
El doctor Noval explica la masculinización facial de la operación realizada a un joven trans - ROBER SOLSONA

Pacientes «muy bien preparados mentalmente»

Tras la faloplastia, el pene de este paciente es «sexualmente funcional, sin prótesis y con sensibilidad», aunque el doctor ha señalado que la vida sexual debe seguir un proceso «ordenado y progresivo». La mayor complicación tras la cirugía ha resultado una «fístula uretral» –uno de los riesgos a los que se enfrentan estos pacientes en el posoperatorio–, aunque esta se resolvió de forma espontánea a los quince días, según ha dicho.

Aunque Rafa lleva una vida normal, la zona del antebrazo, la injertada, presenta una apariencia más oscura y con hundimientos, por lo que ha admitido el médico que lo lleva siempre cubierto. «Los pacientes tienen que estar muy bien preparados mentalmente, ya que pasan por muchos estados tras la operación. La primera semana están eufóricos, la segunda tienen depresión... Tiene que pasar hasta un mes para volver a sentir satisfacción».