Rajoy junto al alcalde de Alicante y la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, en el acto celebrado en esta ciudad
Rajoy junto al alcalde de Alicante y la presidenta regional del PP, Isabel Bonig, en el acto celebrado en esta ciudad - JUAN CARLOS SOLER
Política

Rajoy elevará al Constitucional la imposición lingüística del valenciano en las escuelas

La presidenta del PPCV se compromete a eliminar el «requisito lingüístico» para los funcionarios cuando gobierne la Generalitat

ALICANTEActualizado:

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado este sábado en Alicante un recurso al Tribunal Constitucional contra la norma lingüística de la Generalitat por la imposición del valenciano y se ha comprometido a que «los padres puedan elegir la lengua vehicular en la educación de sus hijos» en esta Comunidad Autónoma.

Aunque ha dejado abierta la posibilidad a un «diálogo» con los dirigentes socialistas para enmendar este decreto del plurilingüismo, que ya ha sido tumbado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Rajoy ha mostrado su determinación a elevar este asunto por la posible inconstitucionalidad de esta norma. Esta cuestión es objeto de debate en una comisión integrada por representantes políticos en Valencia.

Previamente, la presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, se había comprometido a eliminar el «requisito lingüístico para el acceso a la función pública», cuando gobierne la Generalitat, y que únicamente sea obligatorio en aquellos puestos en que sea necesario, mientras que en el resto será un «mérito».

«En el Gobierno creemos que hay dudas fundadas de la constitucionalidad de la ley, queremos dialogar antes de recurrir, pero estaremos siempre con la ley y el PP garantizará que los padres puedan elegir el centro y la lengua vehicular para sus hijos», ha señalado Rajoy. «El castellano y el valenciano son lenguas oficiales ambas y deben estar protegidas por la ley sin discriminaciones de ninguna clase», ha añadido.

El presidente, durante su intervención ante varios centenares de militantes y dirigentes del PP
El presidente, durante su intervención ante varios centenares de militantes y dirigentes del PP - JUAN CARLOS SOLER

En su opinión, «lo último que necesita la Comunidad Valenciana es la división y la invención de problemas que crean los llamados gobiernos del cambio en Cataluña».

Recuerdo a víctimas de ETA

El acto en Alicante ha arrancado con un homenaje a las víctimas del terrorismo, con imágenes de flores y música mientras se podía leer una lista con algunas de las personas afectadas por esta lacra, entre aplausos y un Rajoy visiblemente emocionado.

Se trata de la primera visita de un presidente del Gobierno de España a la ciudad de Alicante -José Luis Rodríguez Zapatero estuvo como candidato en la campaña electoral de las generales de 2007- y Rajoy ha firmado en el libro de honor del Ayuntamiento.

La primera intervención del encuentro ha sido del alcalde de Alicante, Luis Barcala, que con la presencia de Rajoy tiene el aval para presentarse como cabeza de lista para las próximas elecciones, al igual que Bonig como candidata a presidir la Generalitat Valenciana.

El presidente del Gobierno ha incidido en que «hoy por fin gobierna en este ayuntamiento el partido más votado en las últimas elecciones, es una buena noticia para la democracia, porque se respetar lo que la gente elige libremente».

«No perdamos un minuto, alcalde, manos a la obra, porque ya hemos sufrido tres años de gobierno con partidos que perdieron las elecciones. Primero pactaron en los despachos lo que habían perdido en las urnas y luego se dedicaron a pelearse, sin proyecto», animó a Barcala, que le había advertido unos minutos antes de que le iba a «llamar» con insistencia, también a sus ministros, para sacar adelante proyectos para su ciudad.

«Siempre hemos defendido que el alcalde sea aquel al que más vecinos hayan votado obedece a una regla democrática sencilla, es puro sentido común», ha reiterado Rajoy, para quien «los gobiernos del cambio solo han cambiado la norma y que gobierne quien pierde», además de «mala gestión y el amiguismo en las contrataciones», en alusión a la invesigación judicial sobre la financiación del PSPV y el Bloc.

Por su parte, el presidente provincial del PP alicantino, Pepe Císcar, ha pedido a Rajoy un compromiso con la continuidad de los trasvases Tajo-Segura, que jefe del Ejecutivo ha garantizado con el mantenimiento de las normas del Memorandum aprobado en 2013, siempre que haya reservas mínimas. «La desalinización es parte de la solución, pero no es la solución, las transferencias siguen siendo necesarias», ha indicado Císcar, que ha exhortado a Rajoy a que «no exista un futuro Pacto Nacional del Agua que no contemple los trasvases: no se puede caer en el error de que el agua es de los territorios por donde pasa, sino que es propiedad del Estado».