El Carlos III volverá a abrir sus puertas en el mes de marzo. Antonia Martínez

El PSOE pide que uno de los cinco cines del centro cerrados acoja la Filmoteca

El cierre de cinco salas de cine en el centro de Alicante no ha pasado inadvertido para grupos políticos y ciudadanos. El PSOE en las Cortes Valencianas pide que una de ellas acoja la Filmoteca. La asociación «Corazón de Alicante» aprueba esa iniciativa por lo que significa para revitalizar el centro de la ciudad. Paco Huesca, ex gerente de los Astoria, critica esta iniciativa que antes desoyó el propio PSOE.

ALICANTE. Sánchez Moreno
Actualizado:

El grupo socialista en las Cortes Valencianas pedirá al Consell que uno de los cinco cines del centro de Alicante cerrados en el último trimestre del pasado año —Monumental, multicines Casablanca y Carlos III— pase a convertirse en sede de la Filmoteca Valenciana con una programación continuada.

En esa propuesta presentada por los parlamentarios Joaquín Puig, José Pérez Grau y Cristina Lozano se pretende que con la ayuda de la Conselleria, y ante la inminente desaparición de la cuota de pantalla, una de estas salas pueda programar únicamente cine europeo.

REGRESIÓN

Aseguran los diputados que recogen las inquietudes de los comerciantes de la zona «que constatan la paulatina regresión del centro urbano que tiene su último ejemplo en el cierre de estas salas». La competencia de los multicines situados en los distintos centro de ocio ha sido, para los socialistas, la última de las causas que ha posibilitado la clausura de estas históricas salas.

En defensa de su iniciativa, recuerdan los parlamentarios las palabras del conseller de Industria Fernando Castelló acerca de la filosofía de los presupuestos de la Generalitat, «mejorar el entorno de las pequeñas y medianas empresas comerciales para que puedan ser competitivas y no dejarlas a su suerte, porque eso podría significar la muerte para muchas de ellas».

Pérez Grau afirma que en Alicante, donde irónicamente recuerda que se instalará la Ciudad del Cine, «se podría, al igual que en Morella (Castellón) con la Ciudad del Libro, subvencionar a aquellos empresarios que conjugen ocio y cultura para favorecer al pequeño comercio».

Las reacciones a esta iniciativa no se han hecho esperar. Pedro Romero, portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Alicante, fue rotundo al afirmar que «éste es un asunto que compete a empresas privadas en los que la administración pública no puede ni debe entrar».

José María Albert, presidente de «Corazón de Alicante», se congratuló por la iniciativa al afirmar que «malo es que en el centro de Alicante se pierdan las señas culturales de identidad. Y peor, si es por la presión de las grandes superficies. No considero descabellada esa propuesta, aunque también hay que tener en cuenta que algunas de esas salas precisaban una renovación».

PACO HUESCA, ROTUNDO

Paco Huesca, quien fuera gerente de los Minicines Astoria, no pudo ocultar su asombro por la propuesta socialista: «Desconozco a qué viene ahora esa iniciativa. Cuando gobernaban pudieron haberlo hecho y mostraron desinterés en el asunto. En su día, con el PSOE en el poder, tuve interés en esa idea y me fueron dando largas continuadas. No sé a qué viene ahora esa propuesta».

De las cinco salas cerradas, la que podría contar con más opciones para albergar la Filmoteca Valenciana sería el Monumental. Según las fuentes consultadas, los minicines Casablanca —los más modernos de los que están cerrados— podrían dejar su sitio a un edificio de viviendas.

Además, y según ha explicado esta misma semana José María Martínez Tercero, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Cine de Alicante, en el próximo mes se espera que vuelva a reabrir sus puertas el Carlos III — el de más aforo de los cerrados— con una oferta cinematográfica claramente diferenciada de la del circuito comercial copado por las multinacionales.